Olimpismo

La llama olímpica preside Can Misses

Cerca de 2.000 espectadores presenciaron en las gradas de la pista de atletismo la ceremonia inaugural

|

Valorar:

La llama olímpica, símbolo de la fuerza y el beneplácito que conceden los dioses de la mitología griega a los Juegos Olímpicos, presidió ayer la pista de atletismo de Can Misses, centro neurálgico de las VIII Olimpiadas Escolares de Eivissa. Manteniendo el espíritu de fraternidad entre los alumnos de los diez colegios del municipio el espectáculo que se inicia con el desfile mejora año tras año.

A la dificultad añadida de hacer desfilar a 1.158 alumnos de primaria y secundaria se le suma la sincronización con la entrada en la pista de la llama olímpica, procedente del Ayuntamiento. A las diez de la mañana empezaba el desfile, con 2.000 personas en las gradas, mientras los relevistas de la antorcha, uno de los ejemplares de los Juegos de Barcelona 92, se acercaban a Can Misses.

Tras el desfile, la antorcha entró en la pista para encender el ya tradicional pebetero, en medio de tracas pirotécnicas y una suelta de globos. Entonces fue el turno de la bandera olímpica. La enseña de los cinco anillos caminó en manos de los alumnos más pequeños de los diez colegios hasta el mástil donde fue izada. Un manifiesto leído por dos alumnos, significando la importancia del deporte en la búsqueda de una sociedad mejor cerró la ceremonia, que dio paso a la competición.

La entrega de premios tuvo lugar a las siete en el Pabellón Municipal de Eivissa, con la presencia de todos los participantes.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.