Universíada

La ceremonia de inauguración lanza un mensaje de paz y solidaridad

Más de 2000 personas participaron en el acto de abertura de los Juegos de Palma

| Palma |

Valorar:

Un espectáculo de luz, música y danza que simboliza la unión en Baleares de las distintas culturas mediterráneas, con un claro mensaje al mundo de paz y solidaridad, abrió ayer por la noche en el nuevo estadio de Son Moix los XX Juegos Mundiales Universitarios de Palma.

Los Juegos fueron oficialmente inaugurados con una ceremonia en la que participaron más de 2.000 personas, y que giró en torno a la mediterraneidad de la sede elegida y con un espectacular broche de oro, que se plasmó cuando cuatro honderos -en representación de toda las islas de Baleares- lanzaron sus piedras para encender el fuego universitario en el pebetero. El acto, que tuvo una duración de unas dos horas, un coste de 200 millones de pesetas y una audiencia estimada por televisión de 600 millones de personas, mezcló la música de Chopin, la obra del pintor Joan Miró, bailes típicos mediterráneos y un estallido final de fuegos artificiales.

Con la presencia de los Duques de Lugo, la infanta Elena -quien aceptó la presidencia de honor de los Juegos- y Jaime Marichalar, las principales autoridades de Baleares, encabezadas por su presidente en funciones, Jaume Matas, y el presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, la ceremonia fue seguida con por los casi 25.000 espectadores que se dieron cita en Son Moix. Antoni Marí Calbet, presidente en funciones del Consell, y Antoni Lluís Marí Ramon, presidente de Sa Nostra, también asistieron al acto junto con el resto de autoridades.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.