Balonmano | Liga Guerreras Iberdrola

Una mera cuestión de lógica

| | Eivissa |

Valorar:
preload
Ana Boned recibe una falta por parte de una rival.

Ana Boned recibe una falta por parte de una rival.

03-02-2018 | Marcelo Sastre
Una mera cuestión de lógicaUna mera cuestión de lógicaUna mera cuestión de lógicaUna mera cuestión de lógicaUna mera cuestión de lógica
Una mera cuestión de lógica

PUCHI: 20

AT. GUARDÉS: 34

Era cuestión de lógica. El Ants:Bfit Muchoticket Santa Eulària tiene mucho corazón e ímpetu, pero esos argumentos difícilmente bastan para superar a un campeón como el Mecalia Atlético Guardés. El conjunto pontevedrés, defensor del título liguero, es un más que serio aspirante a la corona y ayer lo dejó patente en el pabellón de Santa Eulària, donde se impuso por un cómodo 20-34 al conjunto de Noel Cardona.

El partido no tardó en ponerse negro para las santaeularienses. El 2-6 en el marcador hizo saltar las alarmas y el míster local no tardó en parar el partido con un tiempo muerto. Apenas habían transcurrido siete minutos y la brecha ya era importante, sobre todo habida cuenta de la entidad del rival.

A veces, por mucho que uno intenta revertir la situación, la dificultad es tal que la misión se convierte en imposible. Quizá por eso el Puchi fue incapaz de darle la vuelta a la tortilla y las gallegas se escaparon al cuarto de hora de juego en el marcador con un rotundo 4-12. Carmen Campos, con dos dianas, y Ana Boned frenaron por un momento la sangría al liderar un parcial 3-0 para las pitiusas (7-12, min. 18), pero eso no fue más que un espejismo. Las visitantes volvieron a ponerse el mono de trabajo y llegaron a disfrutar de una máxima ventaja de nueve goles (9-18). Un fly culminado por Ainhoa García sobre la bocina, al igual que en la jornada anterior, subió el definitivo 10-18 con el que ambos equipos tomaron rumbo hacia los vestuarios.

Tras el descanso, el decorado no cambió lo más mínimo. El Atlético Guardés siguió a lo suyo, superando sin excesivos problemas la defensa ibicenca, y en menos de cinco minutos ya mandaba por más de diez tantos. Su máxima renta llegó a incrementar hasta los 14 goles (15-29, min. 34), cifra que consiguió mantener hasta el final gracias a un fly in extremis de Estela Doiro.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.