Moussa trata de marcharse por velocidad de un jugador rival. | EUROPA SUR

0

El Algeciras, un club que llegó a jugar en Segunda División, no trae precisamente buenos recuerdos a los seguidores del fútbol pitiuso. No en vano, fue el equipo encargado de noquear a la Peña Deportiva en la segunda eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda División B en el año 2015. Eso sí, poco tiene que ver aquel equipo con el actual.

En esta ocasión, se puede afirmar que la UD Ibiza es favorita. Al menos, eso es lo que dicen los números cosechados por uno y otro a lo largo de la liga, así como un análisis de ambas plantillas. Curiosamente, la principal referencia ofensiva del cuadro andaluz es Moussa Sidibé, futbolista descartado por la entidad que preside Amadeo Salvo después de conseguir el ascenso a Tercera División hace un año.

El maliense llegó se incorporó en el mercado invernal al plantel que dirige José Antonio Asián y ha sido el revulsivo perfecto para un equipo que juega con falso nueve después de que las torres Ito y Solferino no hayan satisfecho las necesidades del equipo. Otro jugador con pasado en la isla es Andrés Salas. Eso sí, el central, que jugó en la Peña Deportiva y el San Rafael, no está teniendo protagonismo.

La columna vertebral del cuadro rojiblanco la componen Romero, un portero sobrio; Berlanga, un defensa contundente; Mané, un centrocampista veterano con años de experiencia en Primera y que tiene un guante en la zurda; Albertito, un falso nueve; y el propio Moussa, electricidad pura en ataque.

El once habitual del Algeciras lo forman Romero, en la portería; Máiquez, Berlanga, Siles y Pablo de Castro, en defensa; Ernesto, Tano, Mané, Iván y Moussa, en la medular; y Albertito, en punta.

El equipo andaluz llega en plena forma al play off. No en vano, acumulaba nueve partidos seguidos sin perder hasta la semana pasada, en la que perdió contra el Gerena (1-0) al alinear a los menos habituales para que los titulares llegaran frescos a esta eliminatoria.