Una oda al gol

| | Ibiza |

Valorar:
preload
Fran y Sebas celebran el 2-3, obra de este último.

Fran y Sebas celebran el 2-3, obra de este último.

24-11-2018 | DANIEL ESPINOSA

GASIFRED AT: 10

HARINUS IBIZA: 11

Una oda al fútbol sala. Eso fue lo que se vivió ayer en el derbi entre el Gasifred Atlético y el Harinus Ibiza Futsal en el pabellón de sa Blanca Dona, saldado con victoria por 10-11 para los men in black. El encuentro, que reunió a unos 300 espectadores en la grada, no decepcionó lo más mínimo. Tuvo de todo: paradones, errores en ambas porterías, polémica, goles y suspense, destacando especialmente estos dos últimos ingredientes.

En un homenaje al gol, pues se vieron 21 en total, Ernesto y Kike, que firmaron cinco y cuatro respectivamente, brillaron especialmente. Fueron los encargados de tirar del carro de cada uno de los equipos en un duelo con alternancias tanto en el juego como en el marcador.

En la primera parte, los azulinos no necesitaron mucho para ver portería. El primero llegó a los tres minutos tras una pérdida de Fran y lo firmó Brian. El ala visitante enmendó su error en 15 segundos, lo que tardó en ponerle un buen balón a Blanco para que éste batiera a Iván por debajo de sus piernas. Kike puso a los de es Viver por delante acto seguido, pero Pani igualó la contienda tras encontrarse la pelota en un disparo de Brian.

La emoción estaba servida y el homenaje al gol no había hecho más que empezar. Poco le duró la alegría a los locales, pues Sebas marcó a los pocos segundos en un falta directa que transformó por el palo corto. 2-3 en ocho minutos. La tarde prometía. Y más que lo hizo cuando ER14 llevó a los suyos al vestuario con ventaja por 3-4 gracias a dos zapatazos lejanos en los que Juanan pudo haber hecho algo más. Yuyu y Sebas dispusieron de sendas oportunidades para empatar antes del asueto, pero no acertaron desde el doble penalti.

REANUDACIÓN
Tras el asueto, Fran niveló el marcador en boca de gol tras un rechace de Iván a disparo de Yuyu. Medio minuto después, Sebas fue expulsado por una justa doble amonestación y Ernesto, quién si no, sólo necesitó ocho segundos para hacer el 5-4. Fue entonces cuando el conjunto de Dani González se puso el mono de trabajo, para disfrutar de su primera ventaja importante. Kike, con un tiro escorado que tocó previamente en Brian antes de besar las mallas; Careca, con un zapatazo desde más de 15 metros que se zampó Iván; y Blanco, tras un buen pase de Fran al primer palo, subieron el 5-7 al electrónico con tres cuartos de partido cumplidos. Poco antes del séptimo, el duelo se tuvo que paralizar durante 20 minutos por un golpe en el rostro que se llevó Juanan, quien tuvo que ser trasladado al hospital para un chequeo después de reponerse por su propio pie.

Clayton salió al paso de los suyos para demostrar que quien tuvo retuvo. Firmó un doblete en medio minuto para nivelar el encuentro e incluso se tiró la frivolité de lanzar un doble penalti de vaselina que se fue arriba.

Quedaban aún siete minutos y medio por delante y el Harinus no se vino abajo. Es más, llegó a gozar de una máxima ventaja de tres dianas después de que Kike firmara dos golazos –uno tras encarar a Nene y fusilar al meta, y otro de vaselina tras combinar con Fran– y Yuyu marcara desde su pista cuando el Gasi decidió jugar con portero-jugador.
Quedaban cuatro minutos y en ellos quedó claro que el fútbol sala es un deporte especial. Dos goles de doble penalti –ambas faltas fueron pitadas por Jorge Domínguez y muy protestadas por los visitantes, posiblemente con razón– y otro de Nene en posición escorada pusieron el 10-10 a falta de 48 segundos. Y eso que Ricardo había hecho entre medias tres buenas paradas.

Entonces, una bonita triangulación de los men in black acabó en gol de Yuyu a pase de Kike. En la celebración, Domínguez expulsó a Fran, por lo que los últimos 35 minutos iban a ser un ataque de cinco contra tres defensas y un portero. El Harinus aguantó como pudo ante un Gasifred que estuvo cerca de empatar en el último segundo en un remate de espuela de Antoñito. Fue un impresionante final para un partido que, independientemente del marcador final, resultó una oda al fútbol sala, una fiesta del gol la que, además, primó el fair play entre los dos grandes del futsal pitiuso.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.