Fútbol | Segunda B

El fin de año se tiñe de color celeste

| | Eivissa |

Valorar:
preload
Los futbolistas celestes celebran el triunfo con sus aficionados.

Los futbolistas celestes celebran el triunfo con sus aficionados.

PEÑA DEPORTIVA: 0

UD IBIZA: 2

La UD Ibiza asaltó ayer Santa Eulària para llevarse el derbi ante la Peña Deportiva (0-2). En un partido marcado por el viento, la efectividad en las áreas decidió un duelo apasionante y muy disputado. Los goles de Rodado y Mariano, en la primera parte, fueron suficientes para que los puntos viajasen a Vila.

Como no podía ser de otro modo, el derbi arrancó con mucha intensidad. La primera ocasión fue para los locales. Morillas se equivocó y le regaló el balón a Nacho. El ariete buscó a Fran Núñez, que se encontró con una gran parada de Germán.

El primer disparo visitante llegó, en el ocho, por medio de Diego Mendoza. La pelota se fue muy lejos del marco de Seral. Acto seguido llegó el gol. Rodado se fue de Navarro con una buena maniobra y sorprendió al portero local con un gran disparo desde la frontal, que puso el 0-1.

En el 17, lo intentó Cruz. El lateral se marchó en velocidad por el costado izquierdo y probó suerte con un disparo cruzado. Respondió bien Germán.

Con el paso de los minutos el encuentro se fue igualando. La disputa y la intensidad eran los ingredientes principales. El partido trascurría sin grandes ocasiones para ninguno de los dos equipos.

Cuando la primera parte iba tocando a su fin, en una serie de saques de esquina, llegó el tercero. Primero, Morillas probó con dos envíos muy cerrados que despejó con apuros la defensa. En el tercero, buscó una jugada con Javi Lara. La zaga peñista la volvió a repeler, pero en la nueva jugada el balón le volvió a Morillas, que puso un centro medido para que Mariano, que seguía por la zona de ataque, se elevase y marcase de cabeza el 0-2.
El tanto fue lo último reseñable de la primera parte. La efectividad celeste decidía un partido muy igualado y competido en sus primeros 45 minutos.

Tras el paso por vestuarios, Raúl Casañ introdujo una modificación muy ofensiva. Marc Fraile entró en el lugar de Copete, retrasando a De Val al centro de la defensa. La primera llegada fue para los de Santa Eulària.

La Peña intentaba apretar en busca de un gol que les metiera en el partido y Alfaro metió más fuerza al partido. Dio entrada a Grima por Javi Lara, adelantando la posición de Kike López. Este lo intentó con una falta directa que fue fácil para Seral. Poco después, se anuló un gol a Fran Núñez por un claro fuera de juego.

No pasaba demasiado en el partido. Casañ fue quemando sus naves. Dio entrada a Cristeto por David y, para la recta final, quitó a Cruz para poner a un delantero como Higor Rocha. Todo lo contrario que Alfaro, que respondió quitando a Rodado para que ingresase Sibo.
En el 84, Nacho probó suerte con un disparo lejano que se marchó alto. Los locales no podían con una Udé muy bien ordenada. La tuvo Marc Fraile en el 87. Remató de cabeza en el segundo palo y se encontró con una magnífica parada de Germán. La ocasión era inmejorable.

Cuando se cumplía el 90, se le marchó nuevamente a la Peña. Buena jugada de Pipo, que la puso al corazón del área, taconazo de Fraile y, cuando el balón entraba, apareció Grima para salvar el tanto.

El árbitro hizo sonar su silbato y el derbi ya es historia. La UD Ibiza se lleva los tres puntos de Santa Eulària con un partido muy serio. La igualdad fue total en todas las partes del campo menos en las áreas, donde los celestes han estado más acertados. Los de Vila despiden el año en la tercera posición con ocho puntos de ventaja sobre el quinto clasificado, mientras que la Peña lo hace con una mala racha que no empaña el gran año.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.