Fútbol / Tercera División

Un partido para acercar objetivos

| | Ibiza |

Valorar:
preload
Colau, durante una jugada de un partido de esta temporada del CD Ibiza.

Colau, durante una jugada de un partido de esta temporada del CD Ibiza.

DANIEL ESPINOSA

El fútbol regresa a las Pitiusas esta tarde (16.00 horas) con el duelo entre el CD Ibiza y el Platges de Calvià. Un partido entre dos equipos que pelean por los puestos de privilegio y que será un poquito más que tres puntos los que haya en juego en Can Misses.

Los de Vila llegan a este encuentro en la segunda posición con cinco puntos de renta sobre el Platges de Calvià que es el quinto y el primero de los perseguidores por esas plazas que dan acceso al playoff de ascenso.

Precisamente ese fue uno de los aspectos en los que incidió Pérez Herrera en la rueda de prensa previa al encuentro. Aunque empezó señalando que se trataba de tres puntos más, el mensaje final fue: «Es importante porque es un rival directo en la lucha por el playoff. Si ganamos conseguimos aumentar la distancia con el quinto a ocho puntos».

En su discurso, el técnico rojillo pidió máxima concentración a su equipo, asegurando que no será un partido nada sencillo ante «un rival hecho para estar entre los cuatro primeros». «Para ellos es prácticamente una final», advirtió.

También valoró la importancia del parón navideño para recargar las pilas: «El descanso nos sirve para recobrar fuerzas, para darle continuidad a lo hecho hasta ahora, mejorarlo o al menos mantenerlo, porque nuestro objetivo es seguir creciendo como club».

Para este encuentro el CD Ibiza tiene a todos sus jugadores disponibles, por lo que Pérez Herrera tendrá que descartar a dos futbolistas a la hora de hacer la convocatoria.

Alargar el buen momento

Por su parte, el Portmany visita al Llosetense (16.00 horas) en otro partido con mucho en juego. Los de Sant Antoni viajan cinco puntos por encima del descenso tras conseguir dos victorias en los dos últimos partidos del año, mientras que el Llosetense posee un punto menos.

No será fácil conseguir los tres puntos para el equipo de Nacho Villodre, pero de hacerlo sería un golpe de moral muy importante para un conjunto que se ha pasado gran parte de la primera vuelta en puestos de descenso. Por eso, incluso un empate fuera de casa que les permita seguir sumando y mantener un rival directo por detrás podría ser bueno.

Lo cierto es que los fichajes han elevado el nivel de la plantilla y esta está empezando a cosechar los frutos. Aún queda mucho camino por delante, pero las luces de alarma se están apagando en un equipo que ha cogido aire y ganado tranquilidad.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.