Segunda B 20/21

Unas tablas que no contentan a nadie

La UD Ibiza y la Peña Deportiva se tienen que conformar con un empate a uno

| Ibiza |

Valorar:

TEF - Televisió d'Eivissa i Formentera

Youtube: Televisió d'Eivissa i Formentera

Empate y ninguno contento. Así se resume el derbi ibicenco de Segunda B entre la UD Ibiza y la Peña Deportiva. Los peñistas tuvieron en su mano acabar matemáticamente entre los seis primeros a falta de una jornada, pero los celestes lo evitaron con un tanto in extremis de Castel, que neutralizó el de Cruz en la primera parte.

Como era de esperar, Juan Carlos Carcedo planteó un once con pocas novedades. Rodado se ganó la continuidad tras su buen hacer el pasado fin de semana (gol incluido), lo que dejó a Castel en el banquillo, y Ekain suplió a Kike López en ataque. Por su parte, Raúl Casañ optó por un once jugón, con Loren, Aarón, Colau, Fran Núñez y Barca en ataque. Sorprendió, eso sí, la ausencia de Cristeto en el once inicial.

Los de la Villa del Río supieron interpretar mejor la primera parte y asumir su papel, con una presión alta en la salida de balón y mordiendo en cada acción defensiva ante una Udé que no encontraba su mejor versión. Con todo, los celestes protagonizaron las oportunidades de peligro y fueron los primeros en avisar de sus intenciones cuando Rodado disparó fuera a los ocho minutos.

Los santaeularienses lo que querían era explotar los espacios en un campo grande como Can Misses y Loren encontró hueco por la banda derecha en el ecuador de este primer periodo, pero su pase de la muerte, que buscaba a Aarón, lo atrapó Germán.

El conjunto de Juan Carlos Carcedo acechaba el tanto mediante la circulación y lo rozó por partida doble a la media hora de juego. Primero, Ekain cabeceó al portero un centro de Morillas y, después, Pau Pomar abortó el peligro en una bonita acción de combinación unionista.

Colau, de la Peña, intenta avanzar con el balón ante la presión de varios jugadores de la UD Ibiza.

Colau, de la Peña, intenta avanzar con el balón ante la presión de varios jugadores de la UD Ibiza. Foto: Irene Arango.

El conjunto de Raúl Casañ, que cada vez se parece más al del curso pasado, dio un hachazo al partido utilizando sus mejores armas: la contra. Recuperó un balón en la medular y Loren entró en el área como Pedro por su casa. Ahí, dribló a Javi Pérez y fue derribado por este, por lo que el árbitro decretó la pena máxima. Cruz asumió la responsabilidad desde los 11 metros y no perdonó.

Los de Carcedo recibieron un duro golpe y no supieron reponerse de él. Eso sí, Rodado, en una bella acción individual, trató de restablecer la igualada en el último minuto tras tirarle un sombrero a De Val, pero Seral salió a tiempo para desbaratar su control orientado y evitar el remate. Fue la última jugada reseñable de una primera mitad que terminó con la Peña por delante en el marcador.

La segunda mitad comenzó con un conjunto peñista más incisivo que el celeste. En un santiamén, los locales vieron dos tarjetas amarillas, en concreto Manu Molina y Ekain, que frenaron dos ataques peligrosos de los visitantes. Poco después, Andrada reclamó penalti en una caída en el área, pero lo hizo con la boca pequeña.

La reacción de la Udé tardó en llegar. Eso sí, su ocasión fue muy buena. Rodado cabeceó al larguero un centro de Javi Lara en el minuto 56. Parecía que esta acción podía espolear a los de Juan Carlos Carcedo, pero nada más lejos de la realidad. Y es que fueron los peñistas los que insistieron sobre la portería con disparos de Loren y Colau, este por partida doble.

La UD Ibiza recompuso su ataque. Castel, Kike y Sibo reemplazaron a Ekain, Javi Lara y Rodado. El delantero cedido por el Atlético de Madrid se encargó de igualar el partido en el minuto 83, en su segundo remate. El ariete cabeceó a la red un centro de Goldar y a punto estuvo de completar la remontada acto seguido tras un centro de Kike López.

Los de la Villa del Río vieron cómo se les escapaba de un plumazo el objetivo de acabar entre los seis primeros, el cual tenía matemáticamente en ese momento y que, ahora, dependerá de lo que pase en la última jornada. El nerviosismo se apoderó de ellos ante una UD Ibiza crecida y que buscó la victoria en esta recta final. De hecho, Davo, desaparecido en este encuentro, tuvo la remontada en sus botas en el minuto 90, pero su disparo desde la frontal del área salió lamiendo el palo.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.