Antonio Palma, presidente del CD Ibiza, durante una rueda de prensa. | Daniel Espinosa

1

Antonio Palma (Madrid, 1956) sigue luchando por que el CD Ibiza pueda jugar en un estadio digno. El presidente del club rojillo espera que le justifiquen debidamente la supuesta obligatoriedad que la LFP exige a la UD Ibiza para que el Consistorio la haya aplicado en el convenio con los celestes, así como unas garantías para que su proyecto pueda seguir adelante.

—¿En qué punto se encuentra el ‘caso Can Misses’?
—En dos. La primera es la de la incomprensión total. Sé que se ha firmado un convenio, pero estamos en una democracia, en España y en 2021. Cuando a alguien le dices que tiene que renunciar a lo que ha tenido hasta ahora, tiene que estar respaldado por algo: una ley, un artículo... A mí sólo me han dicho que han firmado un convenio y tengo que salir. Por eso, es importante que me den la documentación que valide lo que está pasando. Por otro lado está la solución del Ayuntamiento de Ibiza, que dice que hay tres campos que puedo escoger. El problema es que antes del 16 de julio debemos presentar a la Real Federación Española de Fútbol que tenemos un campo y, hoy día, no tengo ninguna garantía de que la federación apruebe alguno. Hoy en día estamos sin campo. Esta es la situación.

—Este lunes se cumplía el plazo que, por carta, les dio la UD Ibiza para sacar sus pertenencias de Can Misses por las obras. ¿Sacaron algo?
—No. No quiero hacer un pulso con la UD Ibiza. Cuidado. Es un buen club de la isla y le tenemos mucho respeto. Estamos todos muy orgullosos de tener equipos estén donde estén. Eso es indiscutible, pero no comprendo, y así me trasladan mis abogados, que sea la Udé la que me envíe una carta. No tengo ningún vínculo con esa entidad. Me lo tiene que decir el Ayuntamiento. Yo no tengo nada para decir a mi gente: «Nos tenemos que ir». Mi responsabilidad es verificar que lo que me dicen es real.

—¿Qué les dicen desde el Ayuntamiento de Ibiza?
—Que ya no está en sus manos. Hay dos vías: Can Misses o las tres posibilidades que nos han dado. Estamos en las dos cosas y a pasos forzados porque el 16 de julio acaba el plazo. No pensamos que Can Misses no puede soportar los 20 partidos al año que debemos jugar hasta tener el campo que nos ha prometido el Ayuntamiento. Es nuestra idea y no se me ha dado ninguna justificación por escrito a nuestro requerimiento. Dicen que es imposible.

—¿Qué le parece las opciones que les da el Consistorio?
—Can Misses 2 y Can Cantó no cumplen ni de lejos los requisitos y el de la pista de atletismo no existe. La federación no sabe ni que existe. Otra cosa es que saben que Can Cantó existe y puede habilitarse para Tercera y no para Segunda RFEF, pero es que lo de la pista de atletismo ni lo conocen. Habría que hacerlo con el riesgo de que digan luego que no cumple y te dejen fuera. ¿Qué pasaría?

—¿El campo de la pista de atletismo lo tienen descartado al ir de la mano con el Club Atletisme Pitiús?
—Si me demuestran que hay una imposibilidad real de jugar en Can Misses, haremos todo para ir a la pista de atletismo, pero no queremos que esto tampoco destroce otros clubes. Hay que respetar el trabajo de los demás. Hay rugby, atletismo... No somos los únicos. Si se nos da para perjudicar al deporte de Ibiza, nos incomoda mucho. Por eso estamos hablando con el atletismo. Todo el mundo saldría ganando si nos dejaran jugar los partidos en Can Misses hasta que, en uno o dos años, tengan listo el otro campo. Si el Ayuntamiento de Ibiza ha dicho que todo el mundo debe hacer un esfuerzo, ese «todo el mundo» es todo el mundo. No es que unos lo hagan y otros, no.

—Si la UD Ibiza hace una inversión grande en el estadio, ¿entiende que pretenda que esa para su uso y disfrute, no para el de los demás?
—Cuando una persona hace una inversión en una instalación municipal porque lo necesita, tiene que ser aprovechado por todos. Es de ley. Yo estaría muy orgulloso de ello si estuviera en Segunda. Si no, que esperen. El día que el CD Ibiza esté en Segunda, pagaremos lo que haga falta y jugarán los que necesiten el campo. Si yo pudiera pagar los dos millones porque de la televisión o la federación voy a recibir seis, lo haría con mucho gusto.

—¿Hasta dónde va a llegar esto?
—Esto perdurará hasta que el CD Ibiza tenga un campo válido y nos expliquen por qué no jugamos en Can Misses. Que nos digan: «No podéis porque lo dice la Liga de Fútbol Profesional». Que me lo escriban y me den una copia de los requisitos de LaLiga.

—Entiendo que están dolidos con la exclusividad.
—No me duele. Si la exclusividad está totalmente justificada y lo pueden demostrar, muy bien, siempre que yo tenga un campo que pueda responder a los requisitos de la RFEF sin problema. Yo doy las gracias al Ayuntamiento por empezar las obras para tener un campo en uno o dos años. Un club como el CD Ibiza se merece que las cosas sean claras, pero es que detrás de todo esto también están el rugby, el atletismo...

—¿Piensa llegar a los tribunales con su gabinete de abogados?
—Yo no quiero llegar a ningún sitio. Si me justifican que no podemos jugar y me justifican que vamos a tener un campo en condiciones acorde al calendario, no voy a ningún sitio, pero, hasta ahora, no tengo nada de esto y tengo que responder ante un club que ha depositado en mí su confianza.

—¿Cómo les afecta esto a la hora de hacer fichajes y planificar la pretemporada?
—Es difícil contratar a un periodista si no sabes si vas a tener un ordenador o una máquina de escribir del siglo pasado. Esto es un proyecto financiero. Hacen falta patrocinadores para jugar al fútbol. Tenemos que traer sponsors y darles confianza en el proyecto. Ahora, estarán diciendo: «¿Por qué vamos a apoyarlos si no tienen ni campo?». Tenemos contratos con jugadores que no vamos a hacer públicos aún. ¿Qué va a pasar si no tenemos campo? ¿Quién va a pagar los perjuicios?


El ‘Cedé’ quiere garantías y Can Misses como plan B

Antonio Palma, Toni Marí Moreras y Sergio Tortosa, miembros de la directiva del CD Ibiza, se reunieron ayer con José Antonio Bonet y Lluís Lliteras, del Patronato de Deportes, para analizar la situación. La conversación se centró en el lugar de juego y no en los entresijos de la exclusividad del convenio. Desde el Patronato, según fuentes del Cedé, aseguraron que el campo a realizar junto a la pista de atletismo reunirá todas las condiciones para albergar partidos de Segunda RFEF. Eso sí, los rojillos, que lo quieren todo por escrito, solicitaron incluir Can Misses como plan B por si surgieran problemas con el nuevo campo.