Bogusz y Adot, durante el UD Ibiza-Ponferradina del domingo. | Marcelo Sastre

0

La UD Ibiza se estrena hoy (19.00 horas, Footers) en el torneo que le catapultó los últimos años al panorama nacional: la Copa del Rey. El equipo celeste se mide al Brea, de Segunda RFEF y debutante en la competición, por lo que parte como claro favorito para conseguir el pase a la siguiente eliminatoria.

El conjunto unionista es ahora uno de los cocos de estas rondas iniciales, circunstancia que ha variado con respecto a años anteriores. El cuadro que dirige Juan Carlos Carcedo milita ahora en Segunda División, por lo que su papel ya no es el mismo que protagonizaba durante su etapa en la categoría de bronce, en la que firmó gestas como la de eliminar al Celta de Vigo o llegar a enfrentarse -y poner contra las cuerdas- al Barcelona en un abarrotado estadio de Can Misses.

Las tornas se han girado y el favoritismo del cuadro ibicenco es total y absoluto. Se encuentra dos categorías por encima de su adversario, que, además, no marcha precisamente bien en su grupo, el mismo en el que militan otros tres representantes pitiusos: el Formentera, el CD Ibiza y la Peña Deportiva.

Los aragoneses son undécimos en una liga con 18 participantes. Tras la disputa de 13 jornadas, su balance es de cuatro victorias, otros tantos empates y cinco derrotas, dos de ellas precisamente contra los formenterenses (1-3) y los peñistas (3-0). El pasado fin de semana se impusieron al Tarazona por 2-0, resultado que les permitió poner fin a una racha de tres encuentros consecutivos sin conocer el triunfo.

Por su parte, la Udé marcha duodécima en la categoría de plata con un bagaje de cinco victorias, ocho empates y cinco derrotas. Viene de perder contra la Ponferradina por 0-1, segundo revés seguido como local ya que anteriormente había sucumbido contra el Almería por el mismo marcador. Entre medias, empató a cero en Huesca. Así las cosas, lleva tres encuentros seguidos sin marcar, maldición que deberá romper hoy para espantar fantasmas e inyectarse una dosis de confianza de cara a su salida a Lugo el fin de semana.

Juan Carlos Carcedo es consciente de ello. Por eso, ayer confesó que el objetivo es «pasar la eliminatoria e intentar hacer un buen juego». Con la única baja del centrocampista Javi Lara, el técnico se lleva a todos sus jugadores disponibles a tierras mañas.

El preparador celeste aseguró que acuden «muy concienciados» al choque. «Sabemos de la importancia que hemos tenido [en Copa] el año pasado y en años anteriores, que se jugó contra el Barça», añadió.

El míster anunció rotaciones: «Vamos a sacar un equipo competitivo. Evidentemente, habrá unos cambios, pero lo más importante es ir con previsión y respeto al rival, sabiendo que cada partido de la UD Ibiza es muy importante y que a la Copa del Rey le queremos dar mucho cariño».

En el Brea se vive con expectación este debut copero. En una entrevista publicada en Gol de Plata, su centrocampista Diego Puig recordó que «es un día histórico». Sobre las posibilidades de dar la sorpresa, dijo: «Hay que ser realistas. Es un equipo de Segunda División, con buenos jugadores. Tenemos pocas opciones, pero tenemos alguna que otra».

Con este panorama, la UD Ibiza no debería pasar excesivos apuros para estar en el próximo bombo. Sin embargo, no hay que confiarse porque sorpresas más grandes se han visto ya en la competición copera. La Udé espera que hoy no se produzca otra para, así, permitirse otro trago en la competición del KO.