0

El nombre de Marc Tur Picó estará ligado por siempre a la historia del deporte ibicenco. El marchador de Santa Eulària está escribiendo su nombre con letras de oro y su trayectoria habla por sí sola. Santa Eulària, la villa que le vio crecer, le rindió ayer homenaje dando su nombre a la pista de atletismo en la que un joven Marc Tur empezó su idilio con el atletismo.

El marchador ibicenco fue el gran protagonista ayer en un acto en el que de descubrió una estatua en la que aparece su nombre. La climatología dio tregua para que se pudiese hacer este pequeño acto en el que también estuvieron presentes la alcaldesa de Santa Eulària, Carmen Ferrer; el presidente de la Peña Deportiva, Juan Marí; y el conseller de Deportes, Salvador Losa.

Ferrer fue la primera en tomar la palabra y recordó los éxitos del marchador. Cuarto en los 50 kilómetros de los Juegos Olímpicos de Tokio, campeón de Europa y campeón del Mundo por equipos en poco menos de un año para erigirse como el gran referente del deporte ibicenco. A todo eso hay que añadir otros éxitos como varios campeonatos de España.

También alabó la figura del atleta, asegurando: «Queremos reflejar tus valores personales, tu talento, tu capacidad de esfuerzo y disciplina, porque queremos que estos elementos lleguen a todos los deportistas de nuestro municipio, especialmente a los niños y niñas que comienzan a practicar un deporte».

Dos metros de estatua
En cuanto a la estatua, se trata de una figura realizada en acero corten sobre una peana de hormigón, representando un pebetero y en su interior la nueva denominación ‘Pista Marc Tur Picó’ junto con los aros emblema del olimpismo y de los valores que este movimiento quiere difundir. El conjunto, entre base y escultura, mide 2,20 metros de alto, 0,85 de ancho y está ubicado junto al principal acceso a la pista, la cual se encuentra en el conjunto de instalaciones polideportivas municipales.

La asignación del nombre de Marc Tur Picó a la pista de atletismo, en la que el corredor se inició hace años, fue una propuesta del departamento de Deportes del Consistorio que fue aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos en el pleno celebrado el pasado mes de septiembre.

Por último, el propio Marc Tur, rodeado de decenas de los niños del club, se mostró emocionado y agracedido por el reconocimiento. Con una sonrisa de oreja a oreja confesó: «Todavía no soy consciente de todo esto. Con seis años empecé aquí a hacer atletismo con Mariano Riera. Era un niño que venía a jugar aquí. 2021 fue un año muy emocionante, pero volver a Ibiza y encontrar a mí gente es increíble. Estoy muy ilusionado por poner mi nombre a la pista en la que he entrenado desde niño. No me lo creía. Estoy muy emocionado y no sé qué decir». «Es un orgullo representar al pueblo y a la isla allá