Llegada de Bilal Marhoum. | Sergio García

0

Tekele Chernet Misganaw escribió ayer su nombre en letras de oro en la Ibiza Media Maratón. La atleta etíope voló en los 21 kilómetros que conectaban Sant Josep y el puerto de Ibiza para batir el récord de la prueba en la categoría femenina. No solo lo rompió, lo destrozó. Lo hizo añicos con un registro de 1h11’28’’, bajando en prácticamente tres minutos la anterior marca. La africana fue la que más brilló, pero también dejó su nombre inscrito en el palmarés de la prueba el marroquí Bilal Marhoum que fue el primero en cruzar la meta en la soleada jornada.

A las 9.30 horas se dio el pistoletazo de salida y desde el principio quedó claro que esta carrera iba no iba a tener sorpresas y que los africanos iban a imponer su ley. Marhoum se fue por delante y solo el etíope Melaku Birhan le podía seguir el ritmo. Al paso por el kilómetro 10 estos dos atletas dominaban la prueba con cierta ventaja sobre el segundo de los marroquíes, Abdelali Razyn. El resto de los atletas africanos anunciado por las organización no tomó la salida.

Fue en los últimos kilómetros donde el ritmo de Marhoum se hizo demasiado exigente para Birhan que fue perdiendo unos metros que se terminaron convirtiendo en unos segundos importantes en la línea de meta. El marroquí pudo saborear el triunfo entrando en la zona del puerto con una ventaja importante y entró en la meta con los brazos en alto, parando el reloj en 1h04’05’’. El etíope llegó con 45 segundos de desventaja. El podio lo completó el mencionado Razyn con un tiempo de 1h05’25’’.
Tras cruzar la meta, el vencedor no ocultó su satisfacción por imponerse en «una carrera muy buena». «Estoy muy contento por haber ganado y por la marca que he hecho. Era la primera vez que corría en Ibiza y me ha gustado mucho, había muy buen ambiente».

Por último, señaló que había venido a la isla para correr esta media maratón con la que ultima su preparación para la maratón de Lille.

Dominio absoluto
No hubo que esperar demasiado hasta que apareció Tekele Chernet Misganaw para finiquitar su imperial carrera. Primera de las mujeres y cuarta del total, la etíope no se relajó ni para cruzar la meta. Apretó hasta el final y llegó al límite, tanto que incluso se tropezó con la cinta de meta y cayó de bruces al suelo. Su registro de 1h11’28’’ se convirtió en el nuevo récord de la prueba, un tiempo que cocinó desde la salida cuando puso un ritmo que no pudo seguir ni su compatriota Valentine Jebet, que fue segunda con 1h15’54’’. Los puestos de honor los cerró Susana Sevillano. La atleta local fue la primera de las mortales (1h25’30’’). Eso sí, llegó apretada por Paula Mayero que se quedó a 10 segundos de subirse al podio.  

Sevillano se mostró más que contenta con su actuación en el que era su debut en una media maratón. Sí es cierto que con el triatlón ha corrido 21 kilómetros en varias ocasiones, pero nunca lo había hecho sin nadar o subirse a una bicicleta antes.

«La ventaja de conocer el recorrido daba un puntito porque mucha gente ha sufrido en la cuesta arriba después de Cala Jondal», explicó la del Ibiza Half Triathlon que está preparando el Campeonato de España de triatlón de media distancia que se celebra en Pamplona dentro de un par de semanas. «Venía a esta prueba para hacer un entrenamiento de calidad, pero siempre que me pongo el dorsal y me van diciendo que voy tercera, no podía dejarme. El cuerpo responde a los entrenos y estoy muy contenta», confesó, antes de mostrar su admiración por las atletas etíopes: «No las he visto ni en la salida. Son de otra pasta. Son gente que han nacido para correr y es alucinante. Es admirable porque la facilidad con la que corren es arte».