Los jugadores del CD Ibiza, durante un entrenamiento en Can Misses 3. | CD Ibiza

El CD Ibiza ha notificado este viernes a la UD Ibiza y al Ayuntamiento de Vila que en los próximos días iniciarán «acciones legales contra todas las entidades y personas que desde hace más de un año llevan perjudicando deportivamente y financieramente a nuestro club» ya que consideran que se están llevando a cabo «actuaciones arbitrarias y carentes de fundamento». El uso de Can Misses 3 lleva dando que hablar desde hace muchos meses y este viernes se produjo un nuevo episodio en unas relaciones que ya están más que rotas.

En las últimas fechas, el club rojillo se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento para que sean estos los que determinen el número de horas que utiliza cada club la zona central de la instalación y se determine así el porcentaje de uso y la cuantía que se debe abonar, ya que defienden que los clubes de atletismo también entrenan en dicho espacio.

Todo esto después de que la Udé insistiese también en los últimos días en que abonasen la parte correspondiente al mantenimiento del mes de octubre, un pago que se realizó este mismo viernes para evitar que se produjera otro episodio desagradable en el que el equipo de Segunda RFEF no pudiese entrenar o incluso jugar, algo con lo que ya había amenazado el club presidido por Amadeo Salvo.

Más allá del abono de esta cantidad, en el escrito del Cedé, estos defienden que la UD Ibiza no está respetando el convenio firmado con el Ayuntamiento. Esgrimen que existe «una controversia» en la interpretación del convenio y que para ellos debe ser el Patronato de Deportes el que debe cobrar los costes.

Comisión de seguimiento

Noticias relacionadas

En esa misma línea, señalan a la figura de la Comisión de Seguimiento y Control como la encargada de intermediar y resolver «los posibles problemas de interpretación del convenio». E insisten que en el convenio no se recoge que el Ayuntamiento haya «dado total uso y dominio de Can Misses 3» a la UD Ibiza y que estos están actuando de manera unilateral y como autoridad única.

Otro de los aspectos que desespera al CD Ibiza está en la falta de comunicación entre las partes, ya que muchas de sus comunicaciones terminan sin respuesta. El conjunto rojillo lleva desde el mes de julio intentando tener una reunión con los celestes para hacer una planificación de entrenamientos. Una reunión que ha sido rechazada con rotundidad por parte de la UD Ibiza.

Esta negativa no ha sentado bien en el seno del Cedé dejando claro: «Creemos que con estas actitudes no benefician en nada la buena relación entre ambas entidades y perjudican seriamente a nuestro club a nivel deportivo».

El presidente del club, Antonio Palma, destacó que lo más importante es «el perjuicio de no poder entrenar lo suficiente y en un momento adecuado. El perjuicio económico se puede superar, pero el déficit de entrenamientos y de su planificación es lo que más nos afecta, y al Patronato parece no importarle».