Bernal celebra el gol del CD Ibiza contra el Betis. | Arguiñe Escandón

CD Ibiza CD Ibiza 1

Betis 4

Copa del Rey | 16avos | 05/01/2023 16:00 | Final

Con la cabeza alta. Muy alta. Así se despidió el CD Ibiza de la Copa del Rey tras caer contra el Real Betis Balompié por 1-4, un resultado tan engañoso como abultado y que no refleja lo visto en un abarrotado Can Misses 3. El Cedé plantó cara de sobra al actual campeón hasta el punto de marcharse al descanso por delante en el marcador gracias a un tanto de Pepe Bernal, pero acabó hincando la rodilla en un duelo en el que ambos equipos jugaron con sus mejores armas y en el que no faltó la polémica. Un gol en una más que probable posición de fuera de juego de los béticos y un tanto mal anulado a los pitiusos en la recta final acabaron manchando el tanteador final.

El inicio del choque fue eléctrico. El conjunto verdiblanco no tardó en avisar de sus intenciones. Con un juego de toques precisos y velocidad en la circulación, la portería local comenzó a tambalearse. Rodri, a los dos minutos, rozó el primero con un disparo que buscaba el segundo palo. También Canales tuvo hasta tres ocasiones antes del primer cuarto de hora, una de ellas desbaratada por Marcos. Entre medias, Edu Adell, con un disparo desviado, y Murua, de cabeza, replicaron para los rojillos.

El Cedé se fue soltando la melena con el paso de los minutos. En una contra bien trenzada, Barrero disparó alto en el ecuador de este primer periodo. Fue el preámbulo del primer gol del partido, producido en el minuto 25. En Can Misses 3 estalló la bomba cuando Pepe Bernal marcó por la escuadra el 1-0 para delirio de casi todos los presentes. Y es que no hay que olvidar que en la pobladísimas gradas había muchos aficionados béticos.

Un clamoroso error de Víctor Ruiz en el área permitió a Marc Mas hacerse con la pelota y encarar la portería. Tras la pugna con un defensa, la pelota quedó muerta cerca del área pequeña y ahí apareció Bernal para poner en ventaja a los suyos. Explosión de júbilo en el anexo de Can Misses, donde muchos se frotaban los ojos. El goleador ibicenco, mientras tanto, se echaba las manos a la cara. No podía creer lo que estaba viviendo. Acaba de marcarle al equipo de sus amores y veía cómo el CD Ibiza, de Segunda RFEF, se ponía por delante contra un ‘Primera’. Increíble, pero cierto.

El cuadro de Manuel Pellegirini quedó tocado sobre el terreno de juego. Apenas pudo protagonizar un par de aproximaciones que fueron desbaratadas por la zaga pitiusa y una última, ya en el descuento, en la que Marcos despejó un lanzamiento de Rodri desde el vértice del área. El equipo de Manu Calleja supo mantener el tipo y aguantó su ventaja hasta el descanso.

Noticias relacionadas


La segunda parte

Pellegrini introdujo un cambio en el intermedio. Carvalho entró por Víctor Ruiz. El Betis tomó pronto las riendas del juego. Eso sí, el CD Ibiza dejó claro que podía hacer daño a la contra, como en una protagonizada por Espínola y que acabó con una mala decisión de Barrero.
Sin embargo, no tardó en producirse un baño de realidad. En apenas tres minutos, del 55 al 58, el equipo verdiblanco volteó el marcador. William José, de cabeza tras un buen centro de Rodri, y Edgar, de tacón tras prolongar un disparo previo de Rodri, subieron el 1-2 al tanteador.

Calleja recurrió a Marquitos para dar otro aire a los suyos y lo cierto es que el atacante ibicenco se las ingenió para crear peligro. Él y Juan Antonio tuvieron el empate, pero, en cambio, lo que llegó fue el 1-3 en el 81. Tras recibir un buen pase en profundidad, William José controló el balón, recortó a Murua y chutó a gol. Eso sí, el propio Murua estuvo cerca de despejar la pelota a un par de metros de la línea de gol. Por cierto, este tanto estuvo sacudido por la polémica por un más que posible fuera de juego.

Juan Antonio, dos minutos después, pudo poner algo de pimienta al partido en un disparo desde el interior del área que se marchó a las manos del portero. También Julen López, tras un jugadón de Marquitos, pudo recortar distancias en el 88, pero remató fuera.

Sí vio portería Diego Marín en el 90, pero el juez de línea levantó la bandera por un inexistente fuera de juego –de los de un metro–, un clamoroso error arbitral que impidió al cuadro ibicenco meterse en el partido. El castigo fue mayor acto seguido, pues el Betis puso más tierra de por medio en el descuento por mediación de Fekir, tanto con el que se produjo el pitido final. El CD Ibiza quedó eliminado, pero dejó una grandísima imagen. En Can Misses 3 se vio mucho Betis, pero también mucho Cedé.