Nolito intenta escaparse de la marca de Loiodice durante el partido entre la UD Ibiza y Las Palmas del sábado pasado. | Daniel Espinosa

Algunos jugadores de la UD Ibiza han perdido valor en el mercado, según se desprende del portal analítico Transfermarkt. Obviamente, ocupar el farolillo rojo y haber ganado solamente cuatro partidos en 23 jornadas ha hecho mella en algunos jugadores celestes, concretamente en cinco.

La página web especializada en el deporte rey apunta que hay cinco futbolistas cuya cotización ha bajado. Uno de ellos, concretamente Sergio Castel, ya ha abandonado la plantilla en este mercado invernal. Al menos así lo hizo saber Lucas Alcaraz, si bien el club no ha hecho ningún comunicado oficial al respecto.

Los que vinieron de Primera

Curiosamente, dos de los señalados son incorporaciones realizadas en verano y que debían dar un plus al equipo: Manuel Agudo Nolito y Coke Andújar. Mateusz Bogusz, que regresó a las filas celestes después de que el club consiguiera una nueva cesión por parte de la entidad que posee sus derechos (Leeds United), y Gonzalo Escobar completan la lista de futbolistas que han perdido valor de mercado dentro del análisis de Transfermarkt.

Nolito llegó a la isla con el cartel de estrella, con la vitola de convertirse en la bandera e imagen del club. El extremo internacional cerró su etapa en el Celta de Vigo, de Primera División, con un valor de 1,2 millones de euros. Al bajar una categoría y recalar en la Udé, comenzó el curso con 800.000 euros de estimación, cifra que, a día de hoy, se ha reducido a 600.000, es decir, la mitad de la del curso pasado.
Otro futbolista que se unió a las filas unionistas procedente de la máxima categoría nacional es Coke. El lateral derecho finalizó su periplo en el Levante, que acabó último la temporada pasada y ahora milita en Segunda, con un valor de mercado de 600.000 euros. Tras unos meses en la UD Ibiza, esa cifra se ha reducido y pasa a ser de exactamente medio millón, es decir, 100.000 euros menos.

Bogusz y Escobar, irreconocibles

Noticias relacionadas

Bogusz es el que más ha visto perjudicado su valor de mercado. El polaco se revalorizó la campaña pasada con sus grandes actuaciones en el equipo ibicenco, lo que le permitió pasar del millón de euros con el que cerró su etapa en el Logroñés a 1,5 millones, cantidad con la que cerró el ejercicio 2021-22. En esta segunda aventura en la isla, el jugador no está rindiendo al mismo nivel. Ha jugado 14 partidos, sólo cuatro de titular, y ha visto puerta en una ocasión. Estos guarismos le han reducido un tercio su valor, pasando ahora a tener una estimación de un millón de euros, 500.000 menos que antes.

Gonzalo Escobar tiene ahora mismo un valor de 600.000 euros, 100.000 menos que a principios de curso. El lateral izquierdo recaló en la UD Ibiza el verano de 2021 tras haber conquistado la Copa de la Liga de Argentina con el Colón. Salió de allí con un valor de 2,5 millones que se convirtió en 1,5 nada más llegar a la Segunda División española. Comenzó a la sombra de David Morillas y eso supuso que su estimación bajase a 700.000 euros, cifra con la que puso fin al ejercicio 2021-22 y que ahora mismo es inferior aún.

Un adiós sin goles

Por último, Castel ha visto disminuido su valor en 300.000 euros. Actualmente es de 700.000 después de haber cerrado la campaña pasada en un millón. No haber marcado ni un solo gol en toda la campaña 2022-23 es un motivo más que suficiente para entender tanto dicha disminución como su adiós al club.
Por el contrario, hay tres jugadores que se han revalorizado esta temporada. El portero Daniel Fuzato está siendo seguramente el más destacado del curso gracias a sus numerosas y positivas intervenciones bajo los tres palos. Llegó con un valor de 800.000 euros procedente de La Roma y ahora mismo se ha elevado su estimación a un millón de euros. Así pues, comparte el primer puesto con Bogusz en cuanto a valor de mercado en el plantel ibicenco.

Los otros dos jugadores que han crecido son Kévin Appin y Suleiman Camara, dos futbolistas low cost que se han ganado a pulso más protagonismo del que posiblemente se les podría haber exigido tras su llegada al club. El primero ha crecido como la espuma desde su desembarco, pasando de los 250.000 euros de su etapa en el Hércules a los 600.000 actuales, subiendo 100.000 con respeto a septiembre y 200.000 en comparación con junio. Por su parte, el ex del Girona ha pasado de tener un valor de 300.000 en el inicio del curso a otro de 500.000.