Jugada del segundo gol del CD Ibiza, obra de Pol Ballesteros, contra el Atlético Saguntino. | Tomás Sánchez Venzalá

CD Ibiza CD Ibiza 2

Saguntino Saguntino 1

Segunda División RFEF Grupo 3 | Jornada 18 | 22/01/2023 12:00 | Final

El CD Ibiza se ha inyectado este domingo una dosis de esperanza en su carrera hacia la permanencia tras doblegar por 2-1 al Atlético Saguntino, rival directo en la pelea por la salvación, y reencontrarse así con la victoria tres meses después de haber conseguido la última en Segunda RFEF. Un doblete de Pol Ballesteros en la primera parte bastó para tumbar a los valencianos. El conjunto rojillo da caza a su rival en la tabla y, además, le gana el goal average particular, algo que puede ser clave al acabar la liga.

Al Cedé se le pusieron las cosas de cara muy pronto. En apenas dos minutos ya mandaba en el marcador. Pol Ballesteros remató a placer en el área pequeña un pase lateral de Pepe Bernal desde el costado derecho. Primera llegada, primer gol.

Los de Manu Calleja comenzaron llevando el control del juego, pero los valencianos no se rendían y poco a poco fueron igualando las fuerzas. Es más, Ferran Giner rozó el empate tras chutar desde la frontal del área en una segunda jugada, pero la pelota se marchó junto al palo izquierdo.

Los rojillos replicaron de inmediato. Marc Mas tuvo dos ocasiones seguidas en el minuto 23, pero se topó en sendas ocasiones con el portero.

Noticias relacionadas

Los visitantes seguían vivos y estuvieron cerca de hacer bueno el dicho de que 'quien perdona lo acaba pagando' en el minuto 36, cuando Gonzalo marró un pase de la muerte. No habría sido muy justo a tenor de lo que se veía en el campo. El CD Ibiza estaba siendo mejor, pero su falta de pegada mantenía el suspense.

El Cedé insistió en la recta final en busca del segundo tanto y, finalmente, encontró premio. Después de que Marc Mas, tras un pase de Pol Ballesteros, y Juan Antonio, tras un servicio lateral de Juan Antonio, fallasen dos ocasiones para poner el 2-0 en el marcador, apareció Pol Ballesteros para llevar la tranquilidad al equipo ibicenco. Se internó en el área como Pedro por su casa y lanzó un disparo raso al que no pudo responder el guardameta del Saguntino. Fue un gol de esos llamados psicológicos al producirse sobre la bocina, sin tiempo para nada más, tomando los jugadores rumbo a vestuarios acto seguido.

La segunda mitad estuvo más igualada, si bien apenas hubo acercamientos de verdadero peligro. El cuadro local, sabedor de su ventaja, no tomó riesgos innecesarios. Aun así, Pol Ballesteros y Marc Mas pudieron ampliar la ventaja. De hecho, este último vio portería a los ocho minutos, pero el gol fue anulado por fuera de juego.

El tiempo pasaba con más pena que gloria, lo que beneficiaba a los ibicencos. Ambos equipos comenzaron a hacer cambios, unos para buscar la igualada y otros para mantenerla o incluso ampliarla. Manu Calleja refrescó su ataque con Iker Hernández, que hizo así su debut, y Marquitos en lugar de Bernal y Pol Ballesteros.

Marcos Contreras no pasó apuros prácticamente en toda la segunda parte, pero el decorado cambió en el 85. Julen López fue expulsado por roja directa y tocó sufrir. Y mucho, porque en el 93, tras haber dado seis minutos de añadido, Nacho Ramón redujo distancias con un tiro cruzado desde el interior del área. Con todo, los pitiusos aguantaron y se acabaron metiendo los tres puntos en el bolsillo, un triunfo crucial que supone el primer paso hacia la salvación.