Oliver Mendoza sigue haciendo las Américas y ya tiene un nuevo destino. El entrenador ibicenco se ha comprometido con la academia South Orlando Soccer Club y cambia Puerto Rico por los Estados Unidos. Tras una breve etapa en el Caguas Sporting de la primera división de Puerto Rico, Mendoza vuelve al fútbol formativo para coger las riendas de un equipo infantil y otro cadete de esta prestigiosa academia que cuenta con más de 1.000 jugadores en más de 40 equipos, que van desde la categoría baby a sub-17.

Mendoza está feliz ya que ve en este cambio no sólo una oportunidad de trabajo, también la posibilidad de desplazarse Florida y una ciudad como Orlando, que «es muy buena para vivir». En cuanto a su compromiso con South Orlando Soccer Club, explica que «es una academia muy prestigiosa, que la cuidan muchísimo y que tiene una estructura muy fuerte detrás. El director deportivo, Miguel Gallardo, es muy profesional y está buscando darle a la academia un punto diferente trayendo entrenadores con experiencia».

El técnico también destaca el crecimiento que está teniendo el fútbol en los Estados Unidos, sobre todo desde su designación para acoger el próximo Mundial. El país se ha volcado con las academias de formación y pone como ejemplo, que él contará con video análisis para poder corregir y mejorar cosas de los jugadores a los que entrene. «Es una academia muy profesional. Los entrenadores contamos con asistentes y todo tipo de recursos que hay en el fútbol de alto nivel», explica.

Paso buscado
Por último, resume: «Estoy muy contento por esta oportunidad. Aunque vengo de entrenar en la primera división de Puerto Rico, lo que más me gusta es la formación. Uno siempre quiere estar a nivel profesional, y esta academia lo es». Ya cuando se desplazó de República Dominicana a Puerto Rico había señalado que le gustaría sentar la cabeza y dejar esa vida tan movida, pero que su siguiente paso tenía que ser a Estados Unidos: «De trotamundos ya no hay nada. Ahora toca estabilidad. Si me voy tiene que ser a Estados Unidos o, como mucho, Canadá».