En la imagen, la celebración del Día Internacional contra la Violencia de Género. Las Islas han sido durante al menos todo el año pasado y el primer trimestre de éste la comunidad en la que más denuncias se presentan por cada 10.000 mujeres.

1

Balears vuelve a ser otro trimestre más la comunidad autónoma con más casos de violencia de género por habitante. En el primer trimestre del año se denunciaron se denunciaron 1.200 casos de delitos contra mujeres cometidos por parejas o exparejas. Son un 8,6 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior. Con este aumento, en las Islas hay 1.174 mujeres consideradas víctimas. Según los datos del Observatorio Permanente del Consejo General del Poder Judicial, la tasa es de 20,9 víctimas por cada 10.000 habitantes, muy por encima de la media nacional, que es de 16 y a bastante distancia de las siguientes comunidades: Canarias, Murcia y Valencia. Las Islas ya cerraron el año al frente del Estado.

Los juzgados especializados de las Islas recibieron peticiones para dictar 279 órdenes de protección, algo que se acordó en 191 ocasiones. De todos los casos que se plantearon hubo 80 en las que las víctimas se acogieron a la dispensa de declarar contra un familiar, algo que casi siempre invalida la denuncia.

Valoración

«Estos datos demuestran que queda mucho por hacer en materia de violencia de género y que no se puede bajar la guardia», reconoció la directora del Institut Balear de la Dona, Rosa Cursach, para quien tan importante es el trabajo de detección y protección, como de prevención en todos los ámbitos. En este sentido, explicó que el próximo curso escolar se pondrán en marcha proyectos coeducativos en diez centros escolares de las Islas para formar en la igualdad y que se iniciará un curso de FP de grado superior de promotores de la igualdad. Rosa Cursach lamentó que Balears encadene varios años liderando el ranking de violencia de género e insistió en la necesidad de dedicar esfuerzos en la materia, especialmente en el ámbito de la prevención.

Recordó la importancia de denunciar cualquier acción que implique violencia de género ya que «preocupa mucho la violencia oculta», tanto por parte de las mujeres que la sufren como se su entorno. Sobre esta cuestión, indicó que la mayoría de denuncias las interponen las víctimas, mientras que el porcentaje de denuncias del entorno, alrededor de un 3 %, «todavía es muy bajo». De todos modos, indicó que el aumento de denuncias que revelan los últimos datos «no implican que existan más mujeres que sufren violencia de género que en otras comunidades».

En cuanto a las acciones a llevar a cabo para combatir esta lacra social, Cursach se refirió al Pacto contra las violencias machistas impulsado por el Govern e insistió en la necesidad que tanto los ciudadanos a nivel individual como las instituciones y organizaciones se sumen a lucha contra «este problema estructural».