Manifestación de patronales del taxi de Baleares en Madrid contra Uber y Cabify. | Redacción Local

103

La Agrupación Empresarial de Auto-Taxi y Auto-Turismo de Baleares anuncia la próxima irrupción de 200 nuevas licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTCs) en Balears, que se sumarán a las 216 existentes.

Esta agrupación, englobada en la Federació Empresarial Balear de Transports (FEBT), denuncia que estas autorizaciones concedidas a la empresa Ares Capital, por sentencia judicial, «estarán operativas durante este verano con vehículos de gasolina, marca FIAT-500, de tres puertas y capacidad para cuatro pasajeros, a través de un contrato de arrendamiento suscrito con una empresa mercantil radicada en Mallorca».

El presidente de la patronal del taxi de FEBT, Antoni Bauzá, puntualiza que el objetivo de Ares Capital será la transmisión de las 200 licencias a Uber y Cabify, como así ha hecho en las autonomías que tiene permiso para operar como VTC. «La irritación y el malestar es notable entre el sector, máxime cuando otra agrupación de taxistas de gran representatividad en Balears tiene pendiente la concesión de 700 nuevas licencias VTC.

Esto supondrá un grave perjuicio para el sector del taxi, no tan sólo en temporada alta sino el en resto de meses, lo que provocará una preocupante disminución de negocio», señala en un comunicado.

Esta agrupación de taxis añade que la transmisión de las licencias generará un «suculento beneficio económico extra».

Respecto a los vehículos contratados, la asociación de taxis de la FEBT afirma que con ellos «no se puede prestar un servicio de alquiler con conductor, por las dimensiones y características de los mismos, teniendo en cuenta que la normativa actual exige, para estos vehículos, una longitud mínima de 4,60 metros y una potencia igual o superior a 12 CVF, muy por encima de los turismos presentados por Ares Capital».

En el último año, las patronales del taxi han mostrado su total oposición a la llegada de Uber y Cabiy en las Islas, de ahí que el colectivo del taxi se unió para crear una empresa del sector, que es la que espera la autorización del Govern para las 700 licencias.