Baleares ha puesto en marcha un trabajo de validación para ver si la prueba es fiable en pacientes asintomáticos y, si así fuera, se baraja utilizarlos por ejemplo en puertos y aeropuertos, los puntos de llegada y salida de las Islas. | Archivo UH

Muchas de las esperanzas para tratar los problemas sanitarios, en residencias, o para ofrecer un turismo seguro se están depositando en los test de antígenos capaces de detectar si hay una infección activa del COVID-19 en apenas 20 minutos.

Baleares ha puesto en marcha un trabajo de validación para ver si la prueba es fiable en pacientes asintomáticos y, si así fuera, se baraja utilizarlos por ejemplo en puertos y aeropuertos, los puntos de llegada y salida de las Islas. «Las PCR tienen una dificultad enorme para que puedan hacerse en los aeropuertos», explicó ayer la presidenta del Govern, Francina Armengol. «Si se demuestra que funcionan, los antígenos nos darían la posibilidad de control, aunque todo esto necesita acuerdos a nivel superior», añadió.
De momento se sabe que el grupo de trabajo de Balears y Canarias con los Ministerios de Turismo, Sanidad, Exteriores y Fomento, está elaborando propuestas para que, cuanto antes, «podamos establecer corredores seguros», reconoció ayer la consellera Patricia Gómez.

Y es que este miércoles se conocía que el touroperador TUI retomará el sábado sus vuelos a Canarias con siete frecuencias semanales y test selectivos y voluntarios. «Han encontrado una solución porque es su temporada alta aunque a nosotros nos interesa porque ahora suele venir mucho turista deportivo», explicó Gómez. Aún así, la realidad es que todavía hay que rebajar la incidencia acumulada y ofrecer una mejor situación epidemiológica.

Horas después la presidenta del Govern, Francina Armengol, añadía que lo que ahora se plantea el grupo de trabajo «debe poder mantenerse en la temporada alta de 2021», y advirtió de que las medidas que se están barajando requieren de una puesta a punto tecnológica.

¿Se equivocó el Govern?

Noticias relacionadas

Uno de los puntos que más se han criticado porque pudieron propiciar los contagios de esta segunda ola en Baleares ha sido precisamente la falta de controles sanitarios en los puntos de llegada y salida de viajeros. Si bien se cifran en 63 los casos importados, el control faltó entre los pasajeros nacionales.