El buque ‘MSC Grandiosa’ realizó este viernes una escala técnica imprevista en el puerto de Palma para desembarcar a los pasajeros, ya que Malta le había prohibido la escala en La Valeta. | Jaume Morey

4

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), que representa el 95 % mundial de cruceros marítimos, obliga a todas las navieras a cumplir los protocolos sanitarios anti COVID y las medidas impuestas por Marina Mercante.

Embarque: todos los pasajeros mayores de 12 años deben tener la pauta completa de vacunación y todos los mayores de dos años, en algunas navieras, deben presentar un test negativo antes de embarcar. Los controles de salud son continuos a lo largo de toda la singladura.

Distancia social: la ocupación se regula en las zonas públicas y las actividades de entretenimiento funcionan con regularidad, pero con reserva. El uso de mascarilla facial es obligatorio en las zonas públicas internas, excepto cuando se esté sentado en restaurantes y bares.

Desinfección: nuevos métodos de desinfección que incluyen dispositivos que eliminan bacterias y virus y utilización de productos desinfectantes de uso sanitario. Los camarotes se limpian a diario con especial atención a las superficies más expuestas al contacto. Además, se realiza una limpieza exhaustiva al finalizar el crucero.

Servicios médicos: controles diarios de temperatura sin contacto. En caso de síntomas compatibles con la COVID los pasajeros y tripulantes deben ponerse en contacto con el Centro Médico del barco. Protocolos de aislamiento para casos sospechosos y un plan de respuesta creado en cooperación con las autoridades locales.

Tripulación entrenada: todas las tripulaciones deben tener la pauta completa de vacunación y están sometidas a controles de salud exhaustivos y controles médicos, incluidas pruebas COVID-19 antes de realizar el embarque. Los miembros de la tripulación han sido formados con relación al nuevo protocolo y utilizan equipos de protección individual (EPI) cuando corresponda, así como mascarilla y guantes.

Escalas en puertos: en el embarque y desembarque los pasajeros no se cruzan. Las áreas de la terminal y la pasarela se limpian y desinfectan a fondo según los estándares vigentes. El uso de la mascarilla es obligatorio durante el proceso de embarque en la terminal, de acuerdo con las regulaciones locales.

Excursiones: para cruceros por el Mediterráneo y el Norte de Europa, en algunas excursiones es necesario disponer del Certificado COVID Digital de la EU/Certificado Verde. En Palma, los pasajeros van en pequeños grupos controlados.

Entretenimiento: las actividades en el interior del crucero han sido rediseñadas para grupos más pequeños con un gran número de actividades. Los aforos son obligatorios.