Un crucero en el puerto de Ibiza. | Toni Planells

0

El Comité de empresa de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha informado este martes de la "gravísima" situación en la que se encuentra el organismo, al considerar que tanto el personal como los medios son "totalmente insuficientes" para gestionar el volumen de trabajo requerido por las cientos de escalas de buques en los puertos del Estado en las Islas.

De esta manera, han indicado que tampoco pueden gestionarse "todos los procedimientos y gestiones requeridas" por los usuarios, así como la seguridad de "las millones de personas" que transitan estas zonas.

Desde el Comité han censurado que actualmente la Policía Portuaria, encargada de la protección y seguridad de las instalaciones portuarias y la Seguridad Vial, "no puede garantizar las mismas en condiciones normales" y, por tanto, mucho menos cuando pueden coincidir "diariamente numerosos cruceros de gran tamaño" con "miles de cruceristas" o eventos que requieren un despliegue policial especial como el actual Boat Show en Palma.

"En algunos de nuestros puertos se han llegado a realizar servicios con un solo policía por turno para atender toda la zona competencial", han señalado en relación al problema de personal, y han añadido que "es imposible" atender con las debidas garantías las emergencias que puedan surgir, de manera que no se puede garantizar "ni la seguridad de los propios agentes en el ejercicio de sus funciones".

En este sentido, han advertido que al no contar con el personal y los medios mínimamente necesarios para atender las obligaciones de servicio público que la Ley encomienda, se está produciendo una externalización de actividades a un "ritmo preocupante" que deberá ser fiscalizada por el conjunto de la representación de los trabajadores para evitar "excesos y actuaciones incorrectas".

También han destacado que la plantilla de mantenimiento "ya mermada hace muchos años", no permite "ni cubrir las mínimas necesidades de conservación y reparación" de las instalaciones.

Por otro lado, han indicado que no se puede controlar el trabajo de las contratas externas "con la problemática que ello conlleva", debido a que los trabajos se pagan con dinero público y "no se puede garantizar su realización conforme a la calidad requerida".

Finalmente, han censurado que los presidentes y directores nombrados en anteriores legislaturas y en la actual han llevado a esta institución pública a una "situación insostenible" en materia de personal.

Esto, unido a "los recientes recortes de derechos laborales y sociales, no puede tener otra respuesta que una movilización" por parte de los trabajadores, lo que afectará al tráfico de mercancías, personas y a los cruceros que atracan en los puertos, así como a los flujos de tráfico como a la seguridad de los mismos, han advertido.