Iago Negueruela, delante de los hoteleros, el PI y representantes del Pacte. | JAUME MOREY

1

Los hoteles de una y dos estrellas, los hostales y los establecimientos obsoletos de Balears podrán reconvertirse en vivienda siempre que al menos el 50 % de los pisos sea de protección oficial. También podrán transformarse en oficinas o en residencias de la tercera edad cumpliendo una serie de condiciones urbanísticas.

Es una de las grandes novedades de la ley turística, que los partidos del Pacte llevaban semanas negociando con el PI. Ayer se cerró definitivamente el acuerdo en una reunión a la que además asistieron los máximos representantes de la Federación Hotelera, que sí apoyan esta medida, aunque no otras que incluye la ley.

El acuerdo con el PI amplía este cambio de usos también a los solares que tengan la calificación de usos turísticos. Podrán cambiar de usos para hacer vivienda, oficinas o residencias de la tercera edad siempre que no estén en suelo rústico. En este caso, el porcentaje que deberán reservar para hacer vivienda pública es del 30 % del suelo total. En ninguno de los casos las viviendas resultantes podrá dedicarse al alquiler turístico: ni si proceden de la reconversión del hotel ni si lo hacen de la nueva construcción en un solar vacío.

Una de las grandes incorporaciones del texto pactado ayer es que los empresarios que den de baja estos establecimientos tendrán la obligación de subrogar a los trabajadores. El objetivo de esta medida es evitar que aumente el desempleo por el cierre de hoteles para destinarlos a viviendas. Esta era una de las cuestiones que más preocupaba a los sindicatos, pero el texto definitivo pactado con el PI y avalado por los hoteleros despeja esta incertidumbre.

Ampliación hotelera

Hay otra modificación de calado con respecto al texto que aprobó el Consell de Govern y que ahora tramita el Parlament. Hasta ahora, todo los hoteles que realicen obras de modernización podían ampliar su volumen un 15 % pero a cambio debían reducir un 5 % su número de plazas. Tras el acuerdo con el PI se modula esta exigencia y los hoteles de menos de 150 plazas no tendrán que decrecer. De hecho, les hacía perder a cada uno de ellos como máximo 7,5 plazas por la reforma.

La nueva redacción de la ley mantiene el 5 % de reducción de plazas para aquellos que amplíen sus instalaciones un 15 %, pero establece una reducción de plazas del 3 % para los que amplíen las instalaciones un 10 %, fija un 2 % de reducción para quienes amplíen un 7,5 % y obliga a perder un 1 % de las plazas para quienes hagan ampliaciones por debajo de ese 5 %.

El acuerdo se plasmó ayer en una reunión que celebraron en el Parlament los partidos del Pacte con el PI, a la que asistió la presidenta de la Federación Hotelera de Mallorca, Maria Frontera, y otros representantes de la entidad. El conseller de Model Econòmic, Iago Negueruela, agradeció a los hoteleros y a los partidos el esfuerzo para llegar a un acuerdo y aseguró que el de ayer era un día muy importante por esta circunstancia. «La ley se ha mejorado mucho con las enmiendas», reconoció.

El autor de las propuestas pactadas ayer, el portavoz del PI, Josep Melià, recalcó que el acuerdo es positivo para Balears porque permitirá mejorar la planta hotelera de las Islas. «Hay una oferta que debe salir del mercado de forma clara y sencilla, de ahí el cambio de uso hotelero para otros fines», dijo el representante del PI.

Por parte de Més, su coordinador, Lluís Apesteguia, se mostró muy satisfecho de poder anunciar un acuerdo «que nos permite llegar a un modelo turístico más sostenible» y que da herramientas a la iniciativa privada para reconvertirse.

Antonia Martín, de Podemos, afirmó que se trata de una ley innovadora que avanza en la sostenibilidad y en el apoyo al sector primario. «Quedan cosas por hacer y semanas en tramitación, como la ampliación de inspectores o medidas de transición energética, pero esperamos llegar a un acuerdo».
Pilar Costa (PSIB) destacó el esfuerzo de negociación y apeló a que los partidos que no se han sumado al acuerdo lo hagan. «Hacemos un esfuerzo para dar perdurabilidad al modelo y conseguir más cuotas de sostenibilidad», señaló.