Cortometrajes de calidad y escaso público en el arranque del festival

La jornada de hoy presenta, como principal atractivo, una sección dedicada al panorama cinematográfico balear actual

|

Valorar:
Momentos antes del estreno del festival se estaban ajustando los proyectores, debido a la rotura de la pantalla que en un principio debía ser utilizada. Foto: GERMÁN G. LAMA.

Momentos antes del estreno del festival se estaban ajustando los proyectores, debido a la rotura de la pantalla que en un principio debía ser utilizada. Foto: GERMÁN G. LAMA.

La primera edición del Festival de Cortometrajes Elektrozine Ibiza'99 comenzó ayer, pese a los pequeños problemas que acompañaron las últimas horas de preparación del certamen. La rotura de la pantalla en la que estaba previsto que se proyectaran las cintas, obligó a improvisar ligeramente y el festival pudo comenzar aunque con un pequeño retraso sobre el horario previsto.

Pese a no registrar una gran entrada, los asistentes pudieron disfrutar, en primer lugar, de un estupendo documental titulado «Bouganville. 'Our land, our fight'», del australiano Wayne Cole-James, centrado en el conflicto bélico que asola una pequeña isla de Papua Nueva Guinea. A continuación se proyectó el 'corto' cubano «Entre las palmas», de Félix de la Nuez. Estas dos cintas tuvieron cabida en el festival debido a que, en el último momento, no llegaron los vídeos escogidos para la retrospectiva alemana que debía inaugurar el certamen.

Las que sí llegaron fueron las grabaciones en 16 mm., una muy interesante selección del Instituto Alemán Goethe de Madrid, que incluyó el cortometraje germano ganador del Oscar en 1994, titulado «El polizonte», reflexión sarcástica sobre la xenofobia rodada en blanco y negro por Pepee Danquart. Hay que destacar también «Surprise» (Sorpresa), de Veit Helmer, cinta coloreada a mano que narra la paranoica sorpresa que le prepara un joven a su novia para despertarla, y «Solo Talent» (Talento Solitario) , de Andreas Fischer, relato mágico sobre el triunfo de un solitario gracias a un pájaro telépata con un final imprevisto.

Tras un pequeño descanso, tuvo lugar el homenaje a Pedro Paz, ayudante de dirección de Pedro Almodóvar en sus dos últimos trabajos («Carne trémula» y «Todo sobre mi madre») y fallecido recientemente, de quien se proyectó su cortometraje «Miranda» en el que queda patente la influencia que ejerció sobre él el director manchego.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.