Un centenar de personas dijo adiós al maestro ceramista 'Gabrielet'

Antoni Tur Costa, fallecido el pasado jueves, fue enterrado a las cinco de la tarde de ayer en el Cementiri Vell de Eivissa

|

Valorar:
 



El centenar de personas que acudió al cementerio acompañó el féretro guardando un respetuoso silencio. (FOTO: GERMAN G. LAMA)

El centenar de personas que acudió al cementerio acompañó el féretro guardando un respetuoso silencio. (FOTO: GERMAN G. LAMA)

El Cementiri Vell de Eivissa es desde ayer la última morada del ceramista y pintor Antoni Tur Costa 'Gabrielet', quien falleció a los 82 años en el hospital de Can Misses el pasado jueves, día 22, tras no haber podido superar una operación a la que fue sometido días antes.

Un centenar de personas, entre familiares y amigos, se reunieron en el cementerio para dar el último adiós a este artista que, aunque nacido en Eivissa, residió durante gran parte de su vida en la isla de Formentera, lugar en el que su muerte ha dejado una honda huella.

Entre los asistentes al entierro, no se celebró una misa previa, se encontraba Toni Ribas Costa 'Toniet', también ceramista y discípulo durante muchos años de Tur Costa. Para Ribas Costa, 'Gabrielet' fue «un artista integral, pero no sólo como artista, sino también como persona. Tenía una concepción y un compromiso con el arte que le llegaba hasta la médula. Todas las cosas que le rodeaban tenían para él una connotación completamente ligada a como veía el arte y la vida».

De sus años como alumno en el taller de 'Gabrielet', Ribas Costa guarda «muy buenos recuerdos». «Los años que pasé a su lado supusieron para mí una experiencia muy enriquecedora tanto a nivel profesional como personal», indicó.

«Tenía un corazón muy, muy grande». De este modo recordaba al maestro ceramista otro alumno suyo, Jaume Mateu, quien compartió conocimientos con 'Gabrielet' durante los últimos años que el artista pasó en Formentera. «Como profesor era muy tolerante. Dejaba una libertad total a los artistas que trabajaban junto a él», añadió. Mateu resumió la personalidad de Tur Costa en una sola frase: «Era una persona increíble». Este ceramista coincidió plenamente con 'Toniet' al reconocer que con 'Gabrielet' aprendió a partes iguales tanto a nivel humano como técnico.

Además, dos instituciones quisieron hacer patente su duelo, rindiendo homenaje al maestro desaparecido, enviando sendas coronas de flores. Fueron los casos del Consell Insular d'Eivissa i Formentera y de la entidad financiera «Sa Nostra».

Bajo un sol que ya adelantaba el verano, el coche fúnebre llegó al cementerio a las cinco en punto de la tarde. Los asistentes al sepelio, entre los que se encontraban algunos artistas como el poeta Vicente Valero o el pintor Adrián Rosa, acompañaron el féretro hasta el nicho en un solemne silencio.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.