Relevo generacional en la dirección del Grup Amateur de Teatre de Eivissa

Cristina M. Torres sustituye a Merche Chapí al frente del GAT, aunque la veterana directora seguirá en el grupo

|

Valorar:
En la imagen, Merche Chapí y Cristina M. Torres, nueva responsable de la dirección del GAT, que el próximo año cumplirá sus bodas de plata. Foto: JULIÁN AGUIRRE.

En la imagen, Merche Chapí y Cristina M. Torres, nueva responsable de la dirección del GAT, que el próximo año cumplirá sus bodas de plata. Foto: JULIÁN AGUIRRE.

«He entrado en una crisis de estrés, de agotamiento, y ya no podía seguir con todo. Cristina es como mi hija espiritual, estoy muy contenta de que todo el grupo la haya elegido a ella para ponerse al frente del GAT». Así explicaba ayer Merche Chapí a este periódico el cambio en la dirección del grupo de teatro, que el próximo año cumplirá sus bodas de plata. De todas formas, la veterana directora no se desconecta de su actividad favorita: «No les abandono, ni que quedo de reina madre, si acaso de querida. Ahora voy a tener más tiempo para hacer cursos de dirección teatral, aparte de seguir dirigiendo yo misma alguna obra y el curso municipal. Se trata sobre todo de quitarme trabajo de encima, los aspectos de buscar dinero, la gestión y demás; esa cosas que hay que hacer y que a mí me cuesta mucho, porque he estado más bien en la nube de la parte artística, que es la que me gusta», precisó.

Merche Chapí considera que Cristina M. Torres está preparada para hacer frente a esos aspectos y, también, los artísticos: «Está en el GAT desde los 15 años, ha estado en Madrid para ampliar técnicas, puede dirigir, dar clases, sabe como funciona el grupo...», comentó. En cualquier caso, aseguró, es necesario que al frente del grupo esté una persona preparada y con carácter, aunque cuente con la ayuda de un equipo: «Un grupo no dura 25 años si no tiene una dirección firme, con las espaldas muy fuertes; y si esa persona consigue luego que le ayuden, se puede dar con un canto en los dientes», matizó la directora.

Por su parte, Cristina M. Torres, se mostró contenta con la responsabilidad que se le viene encima: «Me lo voy a tomar con tranquilidad, pero no podía permitir que se acabase el GAT; llevo 18 años con el grupo y no concibo mi vida sin el teatro. Además, me lo pidieron todos; y como yo soy la que tiene más tiempo para poder llevar adelante la empresa, me parece una buena solución», aseguró.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.