Mes de trabajo para los stops

| |

Valorar:

Este mes de octubre, las bolsas mundiales no han podido aguantar los ruidos que han venido de tres factores geopolíticos importantes en su máxima ebullición al mismo tiempo: la guerra comercial, el rechazo a los presupuestos italianos y las frustradas negociaciones para el brexit.

Al IBEX, además de estas noticias, también le ha perjudicado la sentencia del Tribunal Supremo sobre el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentales (AJD), que recientemente se ha anulado. Aunque las peores cotizadas del selectivo han sido DIA, que por sus problemas financieros ha caído un 66,67%, y Acerinox (sector protagonista de los aranceles de Trump) un 19,90%. Hay que destacar a la banca: Bankia -17,71%, Sabadell -12,99%, BBVA -9,30%, Caixabank -9,07% y Bankinter -8,67%. Sin embargo, Banco Santander, apoyado en sus resultados, “únicamente” ha bajado un 2,45%.

Solo cuatro empresas del IBEX han dado números verdes y la que ha ganado ha sido una de las “grandes”, Telefónica (+6,16%). El resto viene de sectores también defensivos como Grifols (+3,83%), Red Eléctrica (+1,44%) y Enagás (+0,82%).

Aun con el perjuicio del sector financiero, nuestro índice con un -5,28% no ha sido el peor: EuroStoxx -5,93%, DAX alemán -6,53%, CAC francés -7,28% y MIB italiano (afectado por el rechazo a sus presupuestos) -8,02%.

En América y la Asia “desarrollada” las pérdidas también han sido abultadas: en Estados Unidos el S&P ha perdido un 6,94 y el tecnológico Nasdaq un 9,20%; resultado muy similar al registrado por el Nikkei japonés (-9,12%).

Los países emergentes también han sufrido un revés, especialmente en Asia, con pérdidas que van desde el -4,93% de la India o el -4,97% de Tailandia, que alcanzan el doble dígito en Hong Kong (-10,11%) o Corea (-13,37%).

La nota positiva la pone el Bovespa brasileño que, animado por el resultado electoral, ha ganado un 10,19%. En definitiva, mes para que los stops hayan protegido, a la espera de posibles rebotes en soportes si los tres factores comentados al inicio se quedan en simples ruidos anecdóticos.