Cristina Ballester: “Hay que poner en valor a las empresas que creen en la RSC”

| |

Valorar:
preload
Cristina Ballester, en la sede del Consell de Mallorca.

Cristina Ballester, en la sede del Consell de Mallorca.

05-10-2018

Cristina Ballester es la directora insular de Hacienda, Presupuestos y Proyectos y la impulsora de la Oficina de Responsabilidad Social. El próximo martes día 11 se celebrará en el Teatre Principal de Palma la gala de entrega de los I Premios a las Prácticas Ejemplares en Responsabilidad Social.

El acto comenzará a las 19.00 horas y, una vez entregadas las distinciones, la actriz, cantante, conferenciante y ganadora de la segunda edición del programa Tú sí que vales, Miriam Fernández, ofrecerá una charla sobre autosuperación.

“Consideramos muy necesario, imprescindible, que se ponga en valor a aquellas empresas que en su actividad habitual, además de considerar el beneficio económico, valoran también el beneficio social o medioambiental”, indica.

Los galardones pretenden reconocer las prácticas socialmente responsables que se llevan a cabo y que puedan servir de referente e inspiración para el empresariado.

Los premios a las prácticas ejemplares están convocados en cinco categorías: proyecto emprendedor, que no puede haberse constituido hace más de seis meses; trabajador o trabajadora autónoma, microempresa (menos de 10 trabajadores), pequeña empresa (menos de 50 trabajadores) y empresa media (menos de 250 trabajadores). Cada uno de estos galardones tiene una dotación económica de 9.000 euros.

Además, hay tres reconocimientos sin dotación económica, que son para una gran empresa (250 trabajadores o más), para una administración pública y, a propuesta del jurado, se distinguirá también una trayectoria ejemplar.

Los premios cuentan con la colaboración del Cercle d’Economia de Mallorca, Eticentre, la Cámara de Comercio de Mallorca, CCOO, UGT, CAEB, PIMEM y la UIB, que escogió al jurado. Quedó formado por Germán Granda, de Forética; Antoni Amengual, de Caixa Colonya; Fernanda Caro, profesora de la UIB; Sonia Álvarez, experta en RSC de UGT, y María Rodríguez, de Consumo Responsable.

Ballester explica cómo se ha desarrollado el proceso hasta llegar al acto de entrega de premios el próximo día 11. “En primer lugar, quiero destacar que no hay ningún miembro del Consell entre el jurado. Los candidatos de cada categoría han sido objeto de una valoración objetiva que han superado tres candidatos como máximo por categoría. Se ha tenido en consideración a qué objetivos y metas de desarrollo sostenible contribuyen las prácticas ejemplares de cada empresa”, explica la directora insular.

Los principales líderes mundiales fijaron el 25 de septiembre de 2015 un conjunto de objetivos para alcanzar durante los próximos 15 años. Se trata de un total de 17 objetivos y 169 metas concretas. Los 17 objetivos son: fin de la pobreza; hambre cero; salud y bienestar; educación de calidad; igualdad de género; agua limpia y saneamiento; energía asequible y no contaminante; trabajo decente y crecimiento económico; industria, innovación e infraestructura; reducción de las desigualdades; ciudades y comunidades sostenibles; producción y consumo responsables; acción por el clima; vida submarina; vida de ecosistemas terrestres; paz, justicia e instituciones sólidas, y alianzas para lograr los objetivos.

Después de la evaluación objetiva, en función de los objetivos y metas de desarrollo sostenible, han quedado como máximo tres finalistas por categoría. También se valora el beneficio social y el medioambiental en las estrategias de competitividad. El jurado decide el ganador, que se dará a conocer durante la gala.