Balears vuelve a financiarse en los mercados de deuda

| | Palma |

Valorar:

Baleares vuelve a financiarse en los mercados tras ocho años de mecanismos de financiación de deuda extraordinarios.

22-02-2019 | Aina Ginard

Balears vuelve a financiarse en los mercados tras ocho años de mecanismos de financiación de deuda extraordinarios. El martes día 12 el Govern consiguió colocar 400 millones de euros a través de una emisión de deuda pública de bonos a diez años a un tipo de interés del 1,549%. Y el martes 19, una semana después, la Comunitat ya tenía el dinero en sus cuentas. Desde el Ejecutivo consideran muy positivo este paso porque significa dejar atrás los grandes condicionantes del Fondo de Liquidez Autonómica y por la gran acogida que ha tenido, con una demanda que ha casi triplicado la oferta.

El Gobierno central autorizó en septiembre del año pasado a la Comunitat a volver a los mercados, ya que cumplió los objetivos de estabilidad presupuestaria, deuda pública y regla de gasto. Y el 1 de febrero el Consejo de Ministros aprobó la autorización para esta operación concreta. El objetivo era colocar en bonos entre 300 y 400 millones de euros, que son parte de los 517 millones de euros que el Govern tiene permitido obtener este año fuera de los mecanismos de financiación del Estado. La operación finalmente llegó a los 400 millones de euros al ver la alta demanda por parte de los inversores, que llegó a 1.092,8 millones de euros.

La operación no iba destinada a particulares, sino a entidades inversoras. El lunes día 11 la comunidad autónoma anunció la intención de Balears de salir al mercado y el martes desde primera hora llegaron ofertas, con un gran interés a nivel internacional. De los 75 inversores que han participado en la operación, 51 son internacionales, que aglutinan el 56% de las compras, y 24 son españoles, que han adquirido el 44% de la emisión.

Han comprado bonos de deuda de Balears entidades de Alemania, Francia, Italia, países nórdicos, Portugal e incluso Israel. En concreto, los principales compradores extranjeros han sido inversores de Alemania y Austria, con un 21%; un 10% de los países nórdicos; un 9% de Francia y un 8% de Italia.

Por tipo de inversor, un 42% de estos 400 millones de euros ha sido adquirido por entidades bancarias, mientras que las gestoras de fondos representan un 23%, los fondos de seguros y pensiones un 21% y los bancos centrales e instituciones oficiales un 11%, según ha informado el Govern.

El inversor particular no tenía acceso a esta emisión, pero sí podría llegar a adquirirlos si comprara un producto de inversión que contara con estos bonos en su cartera.

Se han encargado de la emisión de bonos las entidades BBVA, CaixaBank, Bankia y HSBC.

Desde el Govern no ocultan su satisfacción. Lo consideran una auditoría de su gestión que han aprobado con nota. Catalina Cladera, consellera d’Hisenda i Administracions Públiques, afirma que durante estos años Balears ha ido generando superávit y ha mejorado los ratings de su deuda. “El mercado nos ha evaluado, es como una auditoría, y nos ha indicado que estamos en una buena situación de autonomía financiera. La gran demanda recibida, con un alto porcentaje de inversores extranjeros, nos indica que los mercados confían en Balears y en su solvencia”, ha indicado.

De hecho, el folleto informativo sobre la política económica y el programa de financiación de la Comunitat contenía información de la evolución presupuestaria entre 2012 y 2019 y el plan de estabilidad presupuestaria de sostenibilidad financiera, pero también sobre los incrementos en políticas de gasto entre 2015 y 2019, los objetivos de Balears para el Horizonte 2030, el crecimiento del VAB balear por sectores entre 2012 y 2019, la tasa de paro, el desempleo registrado, el gasto turístico y la evolución del sector de la construcción.

José Luis Gil Martín, director general del Tesoro, Política Financera y Patrimonio del Govern, explica que el tipo de interés anual se ha cerrado en el 1,549%. Esta cantidad se desprende del tipo de interés al que se emiten bonos del Estado de vencimiento y características similares, más un diferencial, que el Estado había autorizado de hasta 50 puntos básicos (es decir, 0,50%).

El día de la emisión los bonos salieron al mercando indicando que se estaba dispuesto a pagar alrededor de 32 puntos básicos, y los inversores interesados presentaron ofertas. Ante la gran demanda, se decidió a pagar finalmente 27 puntos básicos. “Después, alguna retira su oferta. De las que quedan, todas se llevan algo, pero distribuimos los bonos según unos criterios. Priorizamos los inversores que han mostrado interés antes, porque queremos que mantengan la inversión en sus cuentas”, explica Gil.

De esta manera, la Comunitat recibe ahora los 400 millones para financiar parte de sus gastos. Balears pagará un cupón anual del 1,549% y en 2028, cuando llegue el vencimiento, pagará el cupón y los 400 millones -el nominal-. En una semana se ha cerrado la operación, se han desembolsado los 400 millones y el martes día 19 ya estaban en la cuenta de la CAIB.

Preguntado por si salir al mercado es más caro que acudir como hasta ahora a los mecanismos de financiación del Estado, Gil considera que “no se puede comparar”, ya que el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) tiene toda una serie de requerimientos o condiciones -más de cuarenta- que las comunidades deben cumplir sí o sí. Aun así, indica que Andalucía emitió bonos de deuda en el mes de octubre a 29 puntos básicos, es decir que “se financia más caro que Balears”.

El Govern seguirá aumentando la financiación por la vía de emisión de bonos o financiación bancaria para desvincularse de manera progresiva de los mecanismos de financiación del Estado. De este modo, ha vuelto a los mercados ocho años después, por primera vez desde la crisis. Este 2018 prevé obtener un 50% de los recursos en los mercados y aumentar este porcentaje de manera progresiva en 2020 para conseguir que en 2021 el 100% de sus necesidades financieras lleguen por estas vías.

La última emisión de deuda de la comunidad fue en 2012, pero no era comparable a la actual. En aquella ocasión se pretendía colocar hasta 275 millones en “bonos patrióticos”, dirigidos a particulares, personas físicas o jurídicas que podían comprar a partir de mil euros, a un año al 5%, o a dos años al 5,5%.

La emisión de deuda autonómica fue una solución que utilizaron muchas comunidades al principio de la crisis, cuando los bancos cerraron el grifo del crédito. Sin embargo, el aumento de la deuda mientras la economía seguía cayendo hizo este sistema inviable.

En junio de 2012 España solicitó ayuda a Europa, el famoso rescate financiero. En ese momento se pusieron en marcha varias medidas para reducir la deuda. La más importante fue el FLA, que permitía a las comunidades obtener financiación a bajo precio, ya que las autonomías tenían serias dificultades para acudir a los mercados financieros. También se atajó un plan para pagar las deudas a los proveedores y reducir el periodo de pago. Sin embargo, las comunidades debían diseñar un plan de ajuste para cumplir los objetivos de déficit y deuda, y debían compartir mensualmente información sobre la evolución de la ejecución presupuestaria.

En 2018 Balears reunió los requisitos para entrar al Fondo de Facilidad Financiera, que no tiene tantos condicionantes. Este fondo sirvió para financiar vencimientos previstos para la deuda pública del ejercicio, que se preveía en 947,89 millones.