Peter Fankhauser (Thomas Cook): “Queremos más hoteles en Balears”

| |

Valorar:

El Económico entrevista a Peter Fankhauser, consejero delegado de Thomas Cook.

07-06-2019 | Youtube: Ultima Hora

Thomas Cook continúa viva. Y tiene garantizada su operativa. Los bancos apoyan al touroperador, que tiene un plan de viabiidad que pasa, sin prisas pero sin pausa, por la venta de su aerolínea. El consejero delegado de la compañía, Peter Fankhauser, exhibió confianza en su proyecto de futuro, que se sostiene, sobre todo, en el reposicionamiento de sus establecimientos hoteleros.

Fankhauser, con semblante serio, parecía preocupado, pero cogió el toro por los cuernos desde el primer momento y ofreció todo tipo de explicaciones. Fue valiente al presentar en su parlamento inicial la situación de la compañía y su estrategia para superar esta situación “difícil”. Solo en la última pregunta de la entrevista se permitió esbozar una sonrisa.

- ¿Por qué cree que es viable Thomas Cook?
- Porque tenemos 20 millones de clientes. Tenemos una marca excelente y nuestros conceptos de hotel son muy atractivos. Además, disponemos de los recursos para operar el negocio. Dimos los pasos correctos y estamos adoptando las decisiones imprescindibles para mantener la flexibilidad financiera que necesitamos. Nuestros resultados del primer semestre fueron impactados por la incertidumbre en el consumo en todos nuestros mercados. Los ingresos fueron de tres mil millones de libras, en línea con los del año pasado, pero las pérdidas subyacentes se incrementaron en 65 millones de libras frente a un sólido primer semestre de 2018.

- Pero se perdieron más de 1.500 millones de libras.
-
Es cierto, pero este resultado incluye una depreciación no monetaria de 1.100 millones de libras, que no está relacionado con el resultado operativo, sino con el fondo de comercio adquirido en la fusión entre Thomas Cook y MyTravel en 2007.

- ¿Qué medidas ha adoptado para poder garantizar la supervivencia de la empresa?
-
Nos encontramos en un contexto difícil, pero tenemos un plan. Queremos transformar nuestros activos. Pretendemos incrementar la cartera de establecimientos de marca propia, trabajar con un reducido número de socios hoteleros para diferenciar así nuestra oferta. Además, es imprescindible seguir con el proceso de digitalización del negocio y ser más eficientes. Tenemos confianza.

Peter Fankhauser

- Balears es uno de los destinos más demandados por los clientes de Thomas Cook.
-
Así es. Este año traeremos a cuatro millones de clientes a España. Es nuestro mercado estrella. Vamos a invertir 40 millones de euros en renovar nuestros hoteles y ser una compañía hotelera de éxito.

- Un éxito que requiere la venta de la aerolínea.
-
A principios de este año tomamos una decisión difícil al anunciar una revisión estratégica de nuestra aerolínea. Siempre hemos tenido claro que no teníamos que ser dueños de una aerolínea para ser una compañía exitosa. Tenemos que invertir en hoteles de nuestra propia marca. Nuestros principales accionistas siguen siendo solidarios con el proyecto empresarial de Thomas Cook y tenemos el apoyo de los bancos, que creen en nuestra estrategia. La venta de nuestra aerolínea es prioritaria para conseguir la flexibilidad financiera que necesitamos. No necesitamos una aerolínea, necesitamos un buen socio. El proceso de venta está en marcha y progresa adecuadamente y mientras tanto operamos con total normalidad.

- ¿Cómo se presenta este verano?
- No será fácil. Hemos tenido que reducir nuestra capacidad, la oferta de asientos y camas de hotel y concentrarnos en trabajar con nuestros socios más fuertes.

- ¿Y en Mallorca?
-
En Mallorca mantenemos nuestra capacidad.

- Intuyo que se pueden prever grandes descuentos.
-
Tenemos menos oferta, pero aun así creemos que los precios experimentarán grandes descuentos para poder atraer a los clientes. En este sentido, necesitamos el apoyo de nuestros socios. Eso sí, es importante ofrecer algo diferente y no competir solo en precios.

- El Mediterráneo oriental es el gran competidor de Balears.
-
La demanda se está desplazando hacia el Mediterráneo oriental, especialmente hacia Turquía, y las familias regresan a Egipto y Túnez. Los clientes piden calidad y altos estándares de servicio. Nuestros socios hoteleros turcos están invirtiendo en nuevos y fantásticos hoteles para satisfacer la demanda. Invertimos en nuestros hoteles en España para que sigan siendo populares y atractivos.

- El brexit es un factor más que llena de incertidumbre a los potenciales turistas.
-
La incertidumbre no ayuda y tendremos otros seis meses de incertidumbre. Sin embargo, vemos que nuestros clientes no están preocupados por el brexit, no supone un impedimento para sus viajes.

- Incide mucho en la relevancia de sus propias marcas y establecimientos, ¿es ahora el negocio de Thomas Cook esencialmente hotelero?
-
No. La parte más importante es la touroperación. Ahora bien, tenemos 200 hoteles, ya sea en gestión o franquiciados. Suponen el eje central de nuestra oferta vacacional, pero trabajamos con otros 3.000 partners hoteleros como touroperador. En los hoteles de nuestra marca tenemos el control absoluto de la calidad y un concepto concreto para cada target.

- ¿Seguirán comprando hoteles en las Islas?
-
Nuestra intención es no comprar más establecimientos, pero sí queremos más hoteles en gestión o franquiciados en Balears. Hoy, el 85% de nuestros hoteles son franquiciados, y el 15% restante en management.

- Entiendo que el futuro es digital.
-
Sí. El 85% de las ventas en los países escandinavos se producen por internet. En Inglaterra, el 45%, mientras que en Alemania es solo el 10%, pero todos los touroperadores se encuentran en la misma situación. En cuanto a las agencias físicas, si no son rentables las cerramos. Pero todavía tenemos 580.

- Si yo viviera en Liverpool, ¿cómo me convencería para venir a Mallorca de vacaciones y no a Turquía?
-
Encajaría perfectamente en el Cook’s Club de Mallorca. Le convencería de venir porque es nuestro último desarrollo. Pero también abriremos dos Cook’s Club en Turquía, así que la decisión sería difícil.