Sagitario Hotels crece con dos nuevos establecimientos

|

Valorar:
El empresario Sebastià Triay Fayas en la terraza del nuevo hotel Gran Sagitario que ha construido en la urbanización de Son Carrió, en la playa de Santandría.

El empresario Sebastià Triay Fayas en la terraza del nuevo hotel Gran Sagitario que ha construido en la urbanización de Son Carrió, en la playa de Santandría.

Josep Bagur Gomila

La cadena Sagitario Hotels ha incorporado este año dos nuevos establecimientos de cuatro estrellas a su portfolio de alojamientos turísticos en Menorca. Se trata de Gran Sagitario y Petit Sagitario, ambos situados en la urbanización de Son Carrió, a escasos metros de la idílica playa de Santandria y muy próximos al núcleo histórico de Ciutadella. La construcción de ambos hoteles arrancó en 2015 y aunque estaba prevista su inauguración en 2020, la pandemia retrasó sus planes de apertura. Esta temporada ha podido abrir las puertas el Gran Sagitario y el año próximo espera hacerlo Petit Sagitario. Se trata de un nuevo proyecto hotelero de capital menorquín promovido por Sebastià Triay y su esposa Antonia Amorós cuya segunda generación, formada por sus tres hijos Marianna, Lluís y Joan, integran la esencia de este grupo hotelero de larga trayectoria y experiencia. La inversión de ambos establecimientos ha supuesto 15 millones de euros.

GRAN SAGITARIO. Construido bajo un prisma medioambiental y de sostenibilidad, el nuevo hotel Gran Sagitario tiene como señas de identidad una oferta basada en la salud y el bienestar. Cuenta con un total de 98 habitaciones dobles estándar, ocho de las cuales son amplias suites de cincuenta metros para disfrutar de la estancia con el máximo de confort. Se trata de un hotel moderno y de ambiente familiar que ofrece un servicio de media pensión. Está equipado con un gimnasio y un spa con jacuzzi y sauna, además de disponer como novedad de un baño turco donde se ofrecen servicios de masaje y tratamientos de belleza. Cuenta además con una piscina exterior y una gran sala para acoger toda clase de eventos. El hotel dispone de servicio de bar y cuenta con un restaurante a la carta para servicio de mediodía. La oferta gastronómica se complementa con un innovador concepto de bufet libre que deja atrás las grandes fuentes de comida para servir raciones individuales, evitando de este modo el desperdicio alimentario. El nuevo establecimiento también está conectado con su entorno y por ello ofrece un servicio de atención al huésped para poder reservar excursiones y actividades de turismo activo que complementen la estancia en Menorca.

PETIT SAGITARIO. Este segundo establecimiento tiene un enfoque más exclusivo pensado para un público adulto e ideal para parejas o personas que busquen un alojamiento íntimo para relajarse durante las vacaciones. Ubicado frente a su hermano mayor, en segunda línea de costa, en las inmediaciones de la misma playa de Santandría, cuenta con 39 habitaciones, tres de las cuales en forma de suite. De entrada destaca su imponente piscina exterior rodeada de bosque mediterráneo y su potente spa, equipado con sala de haloterapia, piscina climatizada, sauna y jacuzzi. Dispone también de una zona privada de solárium con una extensa carta de masajes y tratamientos de bienestar. La oferta gastronómica ocupa un lugar destacado ya que su restaurante ofrece cocina menorquina e internacional elaborada a partir de producto local y de temporada. Comidas y cenas se complementan con un coqueto cocktail bar para alargar las veladas en Petit Sagitario.

Otro de los atractivos del nuevo hotel que tiene previsto entrar en funcionamiento la próxima temporada es sus opciones de actividades al aire libre, ya que su privilegiada ubicación cerca de uno de los tramos del Camí de Cavalls, permite su acceso inmediato sea a pie o bien utilizando las bicicletas que el propio hotel ofrece a sus clientes y que cuentan con un taller propio para reparaciones.

40 AÑOS. El grupo Sagitario inició su trayectoria a principios de los años 80 cuando el empresario turístico Sebastià Triay Fayas y su esposa Antònia Amorós Salord adquirieron el Hostal Ciutadella, un pequeño establecimiento ubicado en el centro neurálgico de la ciudad de poniente de Menorca. Sin experiencia previa en el sector hotelero, Fayas fue combinando la gestión de aquel establecimiento con su trabajo en la carnicería de sus padres, que se encontraba cercana. Por su parte, su mujer Antònia, que en aquel momento trabajaba en una fábrica de zapatos, pasó a encargarse de la cocina y la recepción. Así se gestaba el primer proyecto de esta empresa familiar hace más de cuarenta años que tiempo después iniciaría su segundo proyecto con la construcción de los modernos apartamentos de Vista Playa I, inaugurados a mediados de los ochenta en Cala Blanca.
Mientras las grandes cadenas hoteleras construían sus establecimientos en la isla en pleno boom turístico, la familia Triay Amorós conseguía un crédito de 250 millones de pesetas para levantar su tercer proyecto, el hotel Sagitario Playa, que se inauguraría en 1990. Un hotel de tres estrellas frente a la playa que nada mas abrir, tuvo que lidiar con la crisis económica postolímpica. Superado el bache, se convertió en un establecimiento diferenciador porque era el único que permanecía abierto durante todo el año.

En este sentido, uno de los secretos del éxito fue saber convertirlo en lugar de celebración para bodas, banquetes y comuniones del público local, fiestas de carnaval y fin de año. El Sagitario Playa fue durante muchos años escenario de las famosas ‘porquejades’ que organizaba Sebastià Fayas, rememorando sus orígenes como carnicero mientras elaboraba embutidos de Menorca en un ambiente festivo y alegre. Su trabajo codo a codo con la turoperación y la firma de contratos de garantía les permitió afrontar nuevos retos como la construcción del moderno hotel Princesa Playa en la urbanización de Cala en Bosc, a pocos metros de la playa de Son Xoriguer y con 240 habitaciones. En 2010 decidieron iniciar la renovación del Sagitario Playa para subirlo de categoría y convertirlo en un hotel con spa y tratamientos de belleza. También reformaron el Hostal Ciutadella y el Princesa Playa.

Seis años más tarde, entre crisis y turbulencias, adquirieron unos apartamentos ruinosos que remodelaron íntegramente para crear Menorcamar, el primer establecimiento solo para adultos de la cadena. En 2018 el grupo volvió a crecer con la apertura del hotel de interior Petit Ciutadella, haciendo nacer la marca Sagitario Hotels para unir bajo un misma paraguas a sus ocho establecimientos que este 2021 se han convertido en diez con la incorporación de Gran Sagitario y Petit Sagitario. Por si fuera poco toda esta andadura, el grupo adquirió tres llocs del campo menorquín, Biniatzem, Son March y S’Aranjassa que han pasado a proveer de queso, hortalizas, frutas y carnes a los restaurantes de sus hoteles. Han sabido cerrar el círculo.