Turismo natural en riesgo

|

Valorar:

¿Está en riesgo el turismo de naturaleza? Hablamos mucho de masificación pero subyace un problema mucho más complejo que reclama nuestra atención. Dos medios de comunicación se hacían eco esta misma semana de las amenazas del cambio climático en entornos donde el paisaje es el intangible más en riesgo. Publicaba el Diari de Girona que un estudio del Observatorio Pirenaico del Cambio Climático señalaba que el 63% de las estaciones de esquí de esta cordillera, será inviable si no se aporta nieve artificial en un escenario de aumento de 2ºC de la temperatura. Un informe del mismo organismo sobre el calentamiento de los Pirineos, mostraba recientemente cómo en su parte central, la situada a 1.800 metros de altitud, podría perder el 50% del manto de nieve para 2050. El turismo de nieve es un sector económico de gran relevancia en las zonas de alta montaña del Pirineo y del resto de España, así como uno de los más vulnerables al cambio climático. La disminución de las nevadas es un hecho que se ha incrementado desde 1990 a causa del calentamiento global cuya regresión hace preguntarse si está en peligro el futuro de una actividad que genera miles de puestos de trabajo y que entre 2005 y 2012 supuso una facturación media de 103 millones de euros de media para las estaciones de esquí.
Por su parte, la periodista Carla Ameller firmaba el lunes en Es Diari Menorca un reportaje en el que alertaba que nueve playas, estaban en riesgo de inundación en 2030 por el aumento del nivel del mar como consecuencia también del cambio climático. Un informe titulado «Inundaciones de playas de arena en un clima cambiante. El Caso de las Islas Baleares» publicado recientemente por la revista Frontiers in Marine Science señalaba que playas emblemáticas del litoral menorquín como Cala Pregonda, Mesquida o Mongofre estaban condenadas a desaparecer. El panorama más pesimista de calentamiento global pronosticaba la pérdida de 33 playas en Menorca, 25 en Mallorca, 7 en Eivissa y 6 en Formentera.

Sin duda, la disminución de los gases de efecto invernadero es el gran objetivo a conseguir que puede ayudar a mitigar estos efectos no deseados, pero necesitamos un gran acuerdo a todos los niveles que en el fondo, tiene su punto de partida en las acciones individuales de cada uno de nosotros, no lo olvidemos.