La jueza de Palma María Pascual ordenó ayer de nuevo la detención del empresario José María Ruiz-Mateos por no comparecer el pasado jueves, por tercera vez, en su juzgado para declarar por una presunta estafa en la venta de un hotel en Mallorca.

En el auto notificado a las partes, la juez ordena la busca, detención y traslado inmediato del empresario al juzgado.

Ruiz-Mateos ya fue arrestado la mañana del pasado miércoles y pasó todo el día en la comisaría de Pozuelo (Madrid) en cumplimiento de una anterior orden de detención que dictó la juez para asegurarse su presencia el jueves en el juzgado, pero finalmente lo puso en libertad por la noche por «razones humanitarias», aunque con la obligación de comparecer al día siguiente en el juzgado, cosa que no hizo.

Traslado directo

En el auto, la jueza explica que ordena el arresto del empresario «no por capricho», sino porque «desobedeció» la orden judicial de comparecencia en varias ocasiones y «engañó» al Juzgado al afirmar que acudiría a declarar.

La magistrada de refuerzo del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma dice que a la vista de todo ello «no le queda otra opción que la de acordar la busca y detención inmediata» del empresario «para su traslado directo e inmediato para su presentación en este Juzgado en horas de audiencia».

Noticias relacionadas

El abogado del empresario dijo que su cliente declarará si «tiene un trato correcto» y «puede tomar su medicación».