Coronavirus

Recomendaciones para evitar la trasmisión del COVID-19 en el hogar

|

Valorar:
preload
Un grupo de personas con mascarilla en Ibiza.

Un grupo de personas con mascarilla en Ibiza.

DANIEL ESPINOSA

Usar mascarilla dentro de casa en el hogar podría ayudar a prevenir la propagación de la infección por COVID-19 entre los miembros de la familia que viven en el mismo domicilio hasta casi un 80%, pero solo antes de que se desarrollen los síntomas, según sugiere un estudio sobre familias chinas en Pekín, que publica la revista 'BMJ Global Health'.

Esta práctica fue 79% efectiva para frenar la transmisión antes de que aparecieran los síntomas en la primera persona infectada, pero no fue protectora una vez que los síntomas se desarrollaron, según muestra el estudio realizado por investigadores del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Pekín y el Centro de Investigación de Medicina Preventiva de Pekín, y el Instituto Kirby, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha respaldado el uso de mascarillas en interiores o exteriores al considerar que hay poca evidencia de buena calidad de la medida para justificar su recomendación.

Las cifras en China sugieren que la mayor parte de la transmisión persona a persona del SARS-CoV-2, el coronavirus responsable de la infección por COVID-19, se ha producido en familias. Pero no está claro si el uso de máscarillas faciales podría ayudar a frenar las tasas de transmisión doméstica, junto con el distanciamiento social y la desinfección.

Para explorar si las mascarillas podrían marcar la diferencia, los investigadores interrogaron a 460 personas de 124 familias en Beijing, China, sobre la higiene y el comportamiento de sus hogares durante la pandemia.

Cada familia tenía al menos un caso confirmado por laboratorio de infección por COVID-19 entre finales de febrero y finales de marzo de 2020. El tamaño promedio de la familia era de 4, pero oscilaba entre 2 y 9, y generalmente comprendía tres generaciones.

Los miembros de la familia se definieron como aquellos que habían vivido con la persona infectada durante 4 días antes y más de 24 horas después de que aparecieron los síntomas de esa persona.

Los investigadores querían saber qué factores podrían aumentar o disminuir el riesgo de contraer el virus posteriormente dentro del período de incubación, 14 días desde el comienzo de los síntomas de esa persona.

Durante este tiempo, la transmisión secundaria, propagada desde la primera persona infectada a otros miembros de la familia, ocurrió en 41 de las 124 familias. Un total de 77 adultos y niños se infectaron de esta manera, dando una 'tasa de ataque' del 23% o alrededor de 1 de cada 4.

Alrededor de un tercio del estudio los niños contrajeron el virus (36%; 13 de 36) en comparación con más de dos tercios de los adultos (poco más del 69,5%; 64 de 92).
Doce de los niños tenían síntomas leves; uno no tenía ninguno. La mayoría (83%) de los adultos tenían síntomas leves; en alrededor de 1 de cada 10, los síntomas fueron graves y una persona se enfermó gravemente.

El uso diario de desinfectantes, la apertura de ventanas y la separación de al menos un metro se asociaron con un menor riesgo de transmitir el virus, incluso en hogares con más gente.

Pero el contacto diario y el número de miembros de la familia que usan una máscara facial después del inicio de los síntomas en la primera persona que los desarrolló se asociaron con un mayor riesgo.

De todos los factores de comportamiento e higiene, cuatro se asociaron significativamente con la transmisión secundaria del virus.

La diarrea en la primera persona en infectarse y el contacto diario cercano con ellos aumentó el riesgo de transmitir el virus: la diarrea se asoció con un riesgo cuádruple, mientras que el contacto diario cercano, como comer alrededor de una mesa o mirar televisión juntos, era asociado con un riesgo 18 veces mayor.

El uso frecuente de lejía o desinfectantes para la limpieza del hogar y el uso de una mascarilla facial en el hogar antes de que aparecieran los síntomas, incluso por la primera persona que los tenía, se asociaron con un riesgo reducido de transmisión viral.

Una máscara facial usada antes de que comenzaran los síntomas fue 79% efectiva, y desinfección 77% efectiva, para detener la transmisión del virus.

Los autores sugieren que los hallazgos respaldan el uso de mascarillas de forma generalizada, no solo en espacios públicos, sino también en el hogar. Y los hallazgos también pueden ser relevantes para las familias que viven con alguien en cuarentena o en aislamiento social forzado, y para las familias de los trabajadores de salud que pueden enfrentar un riesgo continuo de infección, dicen.

«Este estudio confirma que el riesgo más alto de transmisión en el hogar es anterior al inicio de los síntomas, pero que las precauciones como el uso de mascarillas, la desinfección y el distanciamiento social en los hogares pueden prevenir la transmisión de COVID-19 durante la pandemia», independientemente de tamaño del hogar o hacinamiento, escriben.

«La transmisión en el hogar es un importante impulsor del crecimiento epidémico», señalan, y agregan que sus hallazgos podrían usarse para «informar las pautas de precaución para que las familias reduzcan la transmisión intrafamiliar en áreas donde hay una alta transmisión comunitaria u otros factores de riesgo para COVID-19».

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Vicente
Hace 22 días

Si aquí en España desde un principio aunque no hubiese mascarillas se hubiese dicho que es obligatorio cubrirse la boca con bufandas con pañuelo con algún tipo de tapabocas , solo con eso se hubiesen evitado el 70% de los contagios

Valoración:7menosmas

Max
Hace 23 días

Oliver -

¿Forzar a las personas a usar máscaras al aire libre? darles una multa también? ¿Cuándo volvió Franco al poder? ¡después querrás quemar las bibliotecas catalanas!

Valoración:0menosmas

Vicente
Hace un mes

Eso no hace falta que lo diga ningún estudio es evidente ahora aquí en España en el hogar no se pone mascarilla ni el tato, no se lo ponen en la calle

Valoración:7menosmas

Oliver
Hace un mes

Es coña el artículo, verdad? Si la gente en la calle respetarse las normas y se pusiera mascarilla, no habría ni contagios ya. Pero lo que veo yo a diario es que el 80% de la gente no la lleva. Deberíamos empezar por ahí. Poner multas a mansalva.

Valoración:8menosmas

jgb
Hace un mes

Esta ya riza el rizo ,que se nos diga como debemos de actuar dentro denuestras casas ,despues de haber estado viviendo durante dos meses sin salir de casa y conviviendo todos los dias de la semana ,es alucinante hasta donde quieren meterse en nuestras vidas.

Valoración:14menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1