Editorial

Formentera no rinde cuentas del dinero

Eivissa |

Valorar:

De nuevo, el Consell de Formentera no ha entregado en el plazo previsto sus cuentas a la Sindicatura de Comptes. No es la primera vez que ocurre y tampoco sorprende demasiado, porque ha quedado más que demostrado que el gobierno insular funciona de manera muy particular, como si el resto del mundo no existiese y como si las leyes no fuesen con ellos. Si hay que obviar un trámite obligatorio para todas las instituciones de Balears como es el de presentar las cuentas a la Sindicatura de Comptes, ningún problema. Son tantos los episodios donde se demuestra que el Consell de Formentera prefiere gobernar sin ningún tipo de control externo que la situación empieza a ser muy preocupante.

Sindicatura de Comptes.
Este organismo de control funciona de forma independiente y está regulado por el Estatut d’Autonomia, el mismo Estatut que en 2007 permitió la creación del Consell de Formentera. Ante el incumplimiento de presentar las cuentas en el plazo previsto, la Sindicatura ha tenido que recordar que “la transparencia, el acceso a la información pública y las normas de buen gobierno deben ser los ejes de cualquier acción política”. Una transparencia que brilla por su ausencia, como ha podido verse con los contratos a dedo al “gurú” electoral de Més, un asunto que está en los juzgados, y también el opaco episodio de los encargos al cuñado del gerente del Consell, y recientemente la destitución del director de Ràdio Illa, Toni Ruiz.

Hacen lo que quieren.
Lamentablemente parece que llueve sobre mojado. Se acumulan los episodios en los que se denuncia la mínima transparencia del Gobierno insular y la reacción por parte del Consell es la total indiferencia. No conceden entrevistas a este periódico porque no quieren que se les hagan preguntas incómodas. No existe el mínimo propósito de enmienda y hasta da la sensación de que importa poco incluso lo que puedan pensar los ciudadanos de Formentera. Pero las leyes están para cumplirlas, algo que la institución que preside Jaume Ferrer, de Gent x Formentera, olvidan con demasiada frecuencia.