EDITORIAL

Relevo en Andalucía tras 37 años de socialismo

Valorar:

El relevo en el poder de Andalucía no se ha producido dentro de los parámetros de la lógica, y siempre deseable, alternancia política. Los casi 37 años de gobiernos socialistas en la Junta acabaron ayer con la elección de Juan Manuel Moreno Bonilla, el candidato del PP, con los 26 votos de su propio grupo, los 21 de Ciudadanos y los 12 de Vox; la formación que ha conseguido su primera representación institucional clave. Moreno presidirá un Ejecutivo de coalición, paritario entre el PP y C’s, con apoyos externos de Vox; un complejo equilibrio que pondrá a prueba la capacidad del centro derecha para evitar incurrir en medidas populistas y radicales, centrándose en garantizar mayor prosperidad y empleo a la comunidad autónoma.

Reenfocar el debate.

Moreno y su equipo deberán hacer un considerable esfuerzo para centrar su gestión en la Junta y resolver los problemas de los andaluces, los cuales no parece que tengan entre sus prioridades el retroceso en las normas referidas a la violencia machista o la protección de la tauromaquia. Andalucía tiene en el paro, con una de las tasas más altas del Estado, la gran preocupación de sus ciudadanos; un tema que en casi cuatro décadas el PSOE no ha sabido reconducir mientras la economía regional ha perdido competitividad. Además, la comunidad tiene un grave problema de imagen como consecuencia de los gravísimos casos de corrupción destapados en los últimos años y en los que están involucrados hasta dos expresidentes de la Junta. Desde este punto de vista, la alternancia puede ser un dinamizador muy potente para airear los centros de decisión del poder político.

Campo de experimentación.

Andalucía se ha convertido en el espejo de una alianza que, previsiblemente, puede repetirse en muchas otras comunidades y ciudades a partir del próximo mes de mayo. El panorama político español sigue incorporando nuevas fuerzas, en este caso las de la derecha más extrema con un discurso que intranquiliza a parte de la ciudadanía. Los primeros pasos de Moreno como presidente de la Junta andaluza marcarán, sin duda, su futuro.