EDITORIAL

‘Cires’ ignora el pacto antitransfuguismo

Eivissa |

Valorar:

Ya no hay ninguna duda. El alcalde de Sant Antoni, Josep Tur ‘Cires’, tiene intención de incumplir el pacto antitransfuguismo y no apartará a la edil Cristina Ribas de sus cargos políticos en el equipo de gobierno. ‘Cires’ no ve motivos para destituir a Ribas y pone en manos de sus socios del PI la decisión de abandonar o no el tripartito de Sant Antoni. Igual de sorprendente es la postura de Reinicia, la otrora formación nacida del activismo vecinal que iba a regenerar la vida política. Pablo Valdés mostró ayer públicamente su apoyo a la tránsfuga del PI.

Incomprensible.
No hay adjetivos suficientes para calificar el esperpento que vive el Ayuntamiento de Sant Antoni. No debería sorprender porque el gobierno formado por PSOE, Reinicia y PI se ha pasado la legislatura entre líos y conflictos que ellos mismos provocaban. Pero la situación de Ribas, y sobre todo el apoyo del alcalde socialista, supera todos los límites del sentido común. Igual es que a ‘Cires’ ya poco le importa dado que anunció que abandona la política. Pero que un partido como el PSOE permita situaciones como las que se están viviendo desde hace unas semanas en Sant Antoni, es motivo de preocupación. Se trata de una deslealtad hacia los socios de gobierno del PI, pero sobre todo una afrenta a los ciudadanos.

Reinicia.
Si la postura de ‘Cires’ es incomprensible, más sorprenden los argumentos que utiliza Reinicia, que se presentó a las elecciones como un partido que iba a regenerar la vida política, que daría un nuevo impulso democrático al municipio, pero que paso a paso se ha contagiado de los defectos de los grandes partidos. Que un político como Valdés defienda a una tránsfuga es difícil de explicar. No es un tema interno del PI, como defiende Valdés, sino un asunto del gobierno municipal. Ribas se presentó en las listas del PI y abandonar aquella formación debería suponer la exigencia ética por parte de todos de poner sus cargos a disposición del partido cuyas siglas la auparon al cargo de edil. No hacerlo supone amparar el transfuguismo. Es lo que está haciendo el PSOE y ahora también Reinicia Sant Antoni. Decepcionante.