Editorial

La vivienda: un problema sin fácil solución

Eivissa |

Valorar:

El acceso a la vivienda es el mayor problema en las Pitiusas. Así lo han expresado los representantes políticos de nuestras islas. También lo ha hecho el nuevo presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Marí. No obstante, esta problemática no es nueva sino que las Pitiusas llevan años arrastrándola sin que por el momento ninguna administración haya hecho nada o casi nada para intentar encontrar un remedio.

Los alquileres, por las nubes.
Si bien es cierto que, por lo menos, el problema ya está detectado, también lo es que nadie se pone de acuerdo en las posibles soluciones. Esta misma semana el Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Balears ha señalado en Ibiza que no es necesaria la construcción de más viviendas en la isla. «Hay de sobra», apuntó su portavoz, Jeffrey Fernández, quien apostó por medidas a medio y largo plazo además de una regulación por parte de la Administración para que los propietarios tengan mayores incentivos para alquilar sus viviendas anualmente, exista una mayor oferta de pisos y, por lo tanto, su precio disminuya. Un precio que está situado sobre los 1.100 euros mensuales de media, aunque la cantidad varía dependiendo de las zonas. Un valor prohibitivo para muchas familias, que deben destinar la mayor parte de sus ingresos para pagar el alquiler de sus viviendas.

Colaboración institucional.
A pesar de las numerosas viviendas de protección oficial (VPO) anunciadas por el Govern en el municipio de Eivissa durante la pasada legislatura, lo cierto es que no se ha colocado ni un mísero ladrillo. Tampoco se ha sabido nada de los siete millones de euros para compra de vivienda que el Consell d’Eivissa presupuestó en los dos últimos ejercicios. Es decir, muchos anuncios y promesas pero hechos, ninguno. La isla de Ibiza necesita a estos trabajadores que malviven en caravanas o en pisos patera a la espera de que la situación mejore y puedan permitirse una vivienda en condiciones. Pero los políticos deben darse prisa porque el tiempo corre y la situación cada vez se agrava más.