Editorial

El Parador de Ibiza, más cerca de ser una realidad

Valorar:

La mesa de contratación de Turespaña ha adjudicado a Acciona de manera provisional las obras de rehabilitación del Parador de Ibiza por valor de 21,1 millones. Ahora, la empresa tiene que presentar toda la documentación requerida para aprobar la adjudicación definitiva, que se hará en un periodo mínimo de dos meses. Tras ocho años de parón de estas obras, el optimismo sobre su puesta en marcha vuelve a expandirse en Ibiza. Tanto el alcalde de Ibiza, Rafa Ruiz, como el presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Marí, coinciden en afirmar la importancia turística de esta infraestructura y confían en que, por fin, pueda ser una realidad.

El pasado.
La construcción del Parador de Ibiza empezó en el año 2009. El hallazgo de unos importantes restos arqueológicos provocó que los trabajos se pararan en 2011. En este sentido, se encontraron unos restos de muros de época fenicia, la estructura de un templo romano y restos de casa de época púnica. Por ello, se modificó el proyecto para cumplir con las directrices de la Comisión Insular de Ordenación de Territorio, Urbanismo y Patrimonio Histórico (CIOTHUPA) del Consell d’Eivissa y del Ayuntamiento de Vila, que establecían que los hallazgos se debían incluir y proteger. El nuevo proyecto incluye las actuaciones necesarias para completar las obras interrumpidas del Parador, así como la ejecución de un aparcamiento subterráneo y nuevas infraestructuras de acceso.

El futuro.
El Parador de Ibiza es una infraestructura muy necesaria en la isla ya que dinamizará la zona de Dalt Vila y se mejorará la accesibilidad de turistas y residentes. Además, se tratará del primer y único parador en Balears, lo que aportará un valor añadido a la mayor de las Pitiusas. El director general de Turespaña, Héctor Gómez, anunció el pasado mes de marzo que las obras se licitarán en el segundo semestre de este año, algo que se ha cumplido, y que los trabajos comenzarían antes de acabar este ejercicio. Es primordial que se cumplan los plazos para así dar salida por fin al Parador de Ibiza.