Editorial

La peor noticia para cerrar la temporada turística

Valorar:

El otoño se ha estrenado con una pésima noticia para los intereses de Balears, y especialmente para el sector turístico: la quiebra del touperador Thomas Cook, el segundo con más implantación en las Islas. Desde hacía un tiempo se sabía que la agencia de viajes más antigua del mundo pasaba por momentos muy difíciles. Ha habido varios intentos para buscar una solución, pero finalmente en la madrugada del lunes se consumó el cierre de operaciones. El Gobierno británico ha preferido no acudir en rescate y poner en marcha la evacuación de todos los turistas afectados, por la quiebra. Ayer se vio en los aeropuertos de las Islas funcionarios del Foreing Office coordinando el traslado de pasajeros en aviones de otras compañías. Según la prensa londinense es la mayor operación de repatriación desde la Segunda Guerra Mundial.

Consecuencias para Balears.
Aún es pronto para evaluar las consecuencia que tendrá para Balears, que sin duda serán muy importantes. Por de pronto ya hay hoteles que anuncian su cierre inminente. Es la quiebra más importante a la que jamás se ha enfrentado el sector turístico balear. Las cifras que manejaba Thomas Cook eran tan espectaculares –un millón de turistas en las Islas– que habrá que analizar con detalle las repercusiones no solo inmediatas sino la incidencia en la temporada baja y el próximo verano. Ahora la gran preocupación se centra en si afectará a la filial alemana. Si la quiebra alcanza al mercado germano las consecuencias pueden ser aún peores.

Crisis de modelo.
El abrupto final de Thomas Cook no solo afecta a Balears. En Canarias, Costa del Sol y todo el mundo miles de turistas han visto arruinadas sus vacaciones. Lo que urge es que esos turistas puedan volver a sus lugares de residencia de la forma menos traumática. La quiebra del histórico Thomas Cook significa, posiblemente, el fin de un modelo de contratación de viajes. La globalización y la comercialización ‘on line’ se han cobrado una víctima de dimensiones sin precedentes.