Editorial

Incoherencia de Pilar Costa con sus sueldos

Eivisa |

Valorar:

Lamentablemente estamos inmunizados ante los políticos que defienden una postura cuando están en la oposición y practican la contraria cuando están en el gobierno. Hoy publicamos otro caso que no hace más que demostrar la incoherencia de Pilar Costa, quien en 2012, cuando era diputada del Grupo Socialista en el Parlament, criticó al entonces presidente del Partido Popular de Formentera, José Manuel Alcaraz, por cobrar supuestamente dos sueldos públicos tras ser nombrado delegado del Govern en la pitiusa menor, cargo que compatibilizó con el de conseller en la institución insular. Por si fuera poco, los reproches se demostraron falsos porque Alcaraz ya había renunciado a la media dedicación del Consell de la que gozaba hasta entonces cuando fue reprendido por la actual mano derecha de Francina Armengol.

Tres sueldos por el mismo trabajo.
Es vergonzante que con estos antecedentes, Pilar Costa justifique que ella cobra tres sueldos en la actualidad porque «cobro por los cargos que ostento, evidentemente», ya que esto podría haber servido también para justificar el doble ingreso de Alcaraz que nunca se produjo pero que le valió las críticas de la actual consellera de Presidencia. Dejando a un lado el importe de las retribuciones que cobra y de si realmente generan un retorno positivo a los ciudadanos los 60.941,26 euros que cobra como consellera, los 22.000 euros de sobresueldo que ingresa por tener la residencia en Ibiza, los 24.000 euros que recibe como diputada autonómica y los casi 10.000 euros que percibe por asistir al Consejo de Administración de Autoridad Portuaria de Baleares, de lo que no hay ninguna duda es que la política mejor pagada de Baleares cobra tres sueldos por hacer el mismo trabajo, circunstancia que merece una reflexión.

Cobra más que la presidenta.
A Pilar Costa le parecía en 2012 inaceptable que Alcaraz cobrara más que el entonces presidente del Consell de Formentera, Jaume Ferrer, y que el conseller de Presidencia de quien dependía. En cambio, ahora le parece justificado que sea ella la que cobre más que Armengol.