Editorial

Nueva etapa en el socialismo ibicenco

Valorar:

La Federació Socialista d’Eivissa (FSE) abrió ayer una nueva etapa en su historia con la elección de Josep Marí Ribas Agustinet como secretario general. Un nuevo periodo en el que, según explicó ayer el alcalde de Sant Josep y nuevo líder de los socialistas, quieren apostar por «una economía y un turismo de calidad en favor del bienestar de la ciudadanía», así como que quieren poner soluciones a problemas como el de la vivienda y reclamar un diputado autonómico más para Ibiza, entre otras cuestiones. En el cuarto congreso de la FSE se pudieron ver caras conocidas del socialismo ibicenco, como la diputada Sofía Hernanz, que presidió el congreso, la senadora Patricia Abascal e, incluso, el exconcejal de Hacienda de Vila, Alfonso Molina, que tuvo que dimitir en 2018 tras el escándalo de una subvención del SOIB a una de sus empresas de formación que no justificó. Al acto de ayer acudieron también integrantes de Podemos, EU y Ara Eivissa, como Gianandrea Di Terlizzi, Monyca Fernández, Artur Parrón y Josep Antoni Prats.

Nuevo rumbo.
El ambiente en la cumbre socialista de ayer fue optimista, con ganas de mirar al futuro, pero no sin antes agradecer el trabajo de los anteriores secretarios generales, entre ellos, Vicent Torres, de quien destacó su «intenso» trabajo. Agustinet toma el mando del socialismo ibicenco tras una época convulsa que acabó con la dimisión de Vicent Torres como secretario general después del escándalo de los gastos de Marta Díaz en el Consell, que dejó tocado al partido y, por extensión, la imagen pública de los socialistas. Por ello, la tarea de Marí Ribas no es fácil, pero cuenta con una amplia experiencia en el mundo de la política, tal y como recordó ayer la presidenta Armengol.

El futuro.
El PSOE ha cerrado filas entorno a Josep Marí Ribas y lo que representa. En el aire queda si finalmente liderará la lista del PSOE al Consell d’Eivissa en las próximas elecciones, una tarea que no se presume fácil de conseguir, sobre todo después de un mandato de Vicent Marí. «Ya se verá en su momento; faltan tres años. No puedo decir ni que sí ni que no», explicó ayer tras el congreso Agustinet, quien afirmó sentirse «plenamente satisfecho» siendo alcalde de su municipio.