Editorial

Podemos puede hacer más que criticar

Valorar:

Las declaraciones que publica hoy Periódico de Ibiza y Formentera del concejal del Movilidad del Ayuntamiento de Eivissa, Aitor Morrás, de Unidas Podemos, son más propias de un grupo que está en la oposición que de uno que forma parte del gobierno de Francina Armengol. La diputada de Unidas Podemos en el Parlament, la vicepresidenta primera de la cámara, Gloria Santiago, votó a favor del proyecto de presupuestos de la Comunidad que no incluyó mejora alguna en la financiación del transporte público de Ibiza. Tampoco ha presentado iniciativa parlamentaria en este sentido, ni se ha oído la voz del vicepresidente primero, Juan Pedro Yllanes, ni de la consellera de Agricultura, Mae de la Concha. Y es, tanto en el Parlament como en el Consell de Govern, donde se ha de evidenciar el compromiso del grupo político de Morrás con la mejora del transporte público de Ibiza.

El tren de Mallorca.
Una de las últimas afrentas del Govern del PSOE, Unidas Podemos y Més per Mallorca con Ibiza ha sido destinar íntegramente los 10 millones de euros del remanente generado en los puertos autonómicos, entre ellos los de Sant Antoni y Santa Eulària, al tren de Mallorca y dejar sin atender el millón de euros que cuesta que todos los autobuses paren en la estación del Cetis.

El Cetis no debe ser una rémora.
Es evidente que la entrada en funcionamiento del Cetis está restando usuarios a las líneas de autobús de Vila y que dicha anomalía debe ser corregida de forma inmediata. Probablemente haya también otros factores a analizar y que merezcan ser tenidos en cuenta, pero los datos demuestran que la reapertura de la estación de autobuses, lejos de suponer una mejora en el servicio que reciben los ciudadanos está suponiendo una rémora. El transporte público, para poder ser la alternativa al vehículo privado y lograr descongestionar las ciudades de vehículos, ha de resolver las necesidades de los ciudadanos, no al revés como está pasando con el Cetis. Y es que aquí se está pretendiendo que los ciudadanos resuelvan una operación mal diseñada por los políticos.