Editorial

Tercer patinazo informativo del Govern

Valorar:

Las autoridades insisten cada vez que tienen ocasión en advertir a los ciudadanos del riesgo que supone informarse a través de fuentes no autorizadas, especialmente las redes sociales donde abundan las noticias fake, y recomiendan acudir a los canales oficiales para informarse. A la vista de los reiterados errores de comunicación del Govern balear, acudir a las fuentes oficiales tampoco garantiza el acceso a una información fiable. Ayer, el Área de Salud de Ibiza y Formentera desmintió la información facilitada por la Conselleria de Salud balear en la rueda de prensa del miércoles sobre el número de sanitarios infectados por coronavirus.

Cinco sanitarios y no ocho.
A pesar de que no se trata de un error achacable a los profesionales que hacemos Periódico de Ibiza y Formentera, pedimos disculpas a nuestros lectores por haber difundido el bulo que nos facilitó el propio Govern balear. Los tres infectados que habían sido incluidos en la suma de sanitarios pertenecen al colectivo de «personal esencial». Así pues, tampoco se ajustaba a la realidad el porcentaje de sanitarios infectados sobre el total de contagiados de Ibiza del que informamos ayer a nuestros lectores. Este tipo de errores humanos son imperdonables en cualquier circunstancia. Mucho más aún cuando estamos ante una crisis sin precedentes que requiere que todos estemos a la altura del desafío.

Llueve sobre mojado.
Lamentablemente, no se trata de un episodio aislado. La delegada de Educación en Ibiza y Formentera, Margalida Ferrer, convocó a los medios para informar de un positivo de un alumno del colegio Vénda d’Arabi, de Santa Eulària, que minutos después fue desmentido por la Conselleria de Salud balear. También colgó una información errónea en la web oficial de la Comunidad Autónoma el departamento de Movilidad sobre los servicios mínimos autorizados a volar tras el cierre de puertos y aeropuertos. El Govern balear dispone de amplios y costosos recursos en el área de comunicación de todos los departamentos, a los que hay que exigir un mayor celo con la información que transmiten a los ciudadanos, ya que ésta debe ser veraz y contrastada.