Editorial

Una temporada sin turismo británico

Valorar:

La incertidumbre que rodea la fecha de apertura del turismo británico, toda vez que todavía el Gobierno del Reino Unido mantiene la cuarentena para los viajeros que entran en su país, no es óbice para anticipar un muy mal año para Ibiza en su mercado principal. La programación que publica hoy Periódico de Ibiza y Formentera anticipa una drástica reducción en el número de conexiones y frecuencias, lo que supondrá una notable bajada en el número de viajeros procedentes de las Islas Británicas, el principal mercado de Ibiza.

Solo tres ciudades.
Los datos que publicamos hoy sobre TUI UK son descorazonadores, ya que la filial del mayorista alemán reduce de 16 a ocho el número de aeropuertos con los que conectará es Codolar y de 43 a 13, los vuelos a la semana. La reprogramación de este mayorista deja a Ibiza sin conexión directa con Aberdeen (Escocia), Bornemouth, Doncaster-Sheffield, Exeter y Norwich, lo que, sin duda, merma la capacidad para atraer turistas de estas zonas. Siendo muy malas estas previsiones, ya que suponen mantener los enlaces con solo tres ciudades (Londres-Gatwick, Manchester y Birmingham), la buena noticia es que podrían ser aún peores, ya que Ibiza es uno de los cuatro destinos españoles que mantienen la conectividad, junto a Mallorca, Lanzarote y Fuerteventura).

Algo más que un plan piloto.
TUI UK & Irlanda transportó el año pasado a 363.785 pasajeros a través de 17 rutas desde Inglaterra, Escocia, Irlanda, Irlanda del Norte y Gales, lo que le sitúa como segundo operador en importancia del Reino Unido e Irlanda. El primero, Jet2.com, mantiene unas cifras modestas para el mes de julio, con solo un 22% de los vuelos programados antes de la crisis desde Belfast, Bristol, Londres-Gatwick y Londres-Luton. Aún es una incógnita la evolución de la programación del principal operador de Ibiza a partir de agosto, aunque todo apunta a una merma importante en la capacidad de asientos. En este escenario y habida cuenta de la importancia del mercado británico para Ibiza, hará falta algo más que un plan piloto para reactivar las ventas, siempre preservando la seguridad sanitaria y que la evolución del Covid-19 en ese país lo aconseje.