Editorial

Un paso acertado pero insuficiente

Ibiza |

Valorar:

Las nuevas restricciones adoptadas por el Govern en parte de Ibiza y Sant Antoni, respaldadas por el Consell d’Eivissa y los ayuntamientos de Ibiza y Sant Antoni con independencia del color político, han llegado acompañadas de una actuación complementaria ampliamente reclamada: los cribados. A pesar de que se trata de una medida parcial y acotada en exceso, ya que será voluntaria y solo para las personas de entre los 15 y los 40 años que residen dentro de las zonas donde se aplican las restricciones, buscar a los contagiados asintomáticos es la mejor manera de doblegar la curva. Y es que, con su confinamiento obligatorio, se frena una de las principales fuentes de transmisión. Ahora cabe esperar que la respuesta de la población de los barrios confinados sea masiva y que la medida dé sus frutos, lo que, sin duda, contribuirá a que se levanten las medidas en un menor plazo de tiempo.

Concienciación ciudadana.
La gran cantidad de excepciones que incluyen las medidas anunciadas; la imposibilidad de poder controlar efectivamente su cumplimiento por parte de las policías; y el ejemplo de la laxitud de las sanciones registradas en los cuatro barrios de Palma en los que ya están implementadas, donde las actas se levantan por no llevar mascarilla, por fumar y por cuestiones ajenas a las restricciones adicionales, permiten concluir que sin la implicación y concienciación de los vecinos las limitaciones a la movilidad no darán resultado.

Interrogantes y contradicciones.
Los numerosos interrogantes y contradicciones que presenta el paquete de medidas no es óbice para no asumir que todos debemos hacer un esfuerzo para evitar, en la medida de lo posible, que el número de contagios se mantenga disparado como en las últimas semanas. La gran cantidad de asintomáticos y enfermos leves no debe ocultar que, lamentablemente, ya han fallecido tres personas en Ibiza durante la segunda ola, que hay 63 en los hospitales, cuatro de ellas en cuidados intensivos. No debe ser minimizado, pues, el riesgo, ya que, como recordó el martes Javier Arranz, a mayor número de casos, más probabilidades de tener ingresos en planta y en la UCI.