Editorial

Una cola «muy preocupante»

Ibiza |

Valorar:

Las declaraciones de ayer de la consellera de Bienestar Social, Carolina Escandell, dibujan un escenario muy preocupante sobre el impacto de la crisis derivada del coronavirus en la sociedad ibicenca. Las más de un millar de peticiones presentadas a la acertada línea de ayudas, presupuestada con 600.000 euros, han superado las previsiones de la primera institución ibicenca y, sobre todo, han puesto de manifiesto que el perfil de los solicitantes ha cambiado y no es el habitual de los servicios sociales. «Hay familias que han pasado de tener dos sueldos a no tener ninguno», explicó Escandell, lo que ha destapado «un nuevo perfil de vulnerabilidad muy preocupante».

«Muy preocupante».
«La situación es muy preocupante» y «es mucho más grave de lo que esperábamos» fueron dos de las expresiones utilizadas por la consellera para definir un nuevo escenario. De lo que no hay duda, es que la convocatoria de la línea de ayudas ha sido un acierto por parte del gobierno del Consell d’Eivissa, medida que, a la vista de los datos preeliminares, debe tener continuidad en los presupuestos de 2021 con otra convocatoria con una mayor dotación presupuestaria, si es posible. Todos éramos conscientes de que el invierno en Ibiza sería muy largo después de la anómala temporada. De las conclusiones de la consellera y de la información publicada hace unas semanas por Periódico de Ibiza y Formentera sobre el elevado número de usuarios de Cáritas, se desprende que será peor de lo esperado y ha llegado antes.

Todo programa es poco.
También es un acierto el programa de fomento del empleo para sectores más vulnerables del Govern balear, especialmente para los 483 ibicencos que serán contratados por Consell d’Eivissa y ayuntamientos en puestos aún por determinar. La previsión anunciada ayer por el Govern balear es que 4.287 ciudadanos se beneficiarán de los 9,2 millones que recibirá Ibiza del Plan de Choque para el Empleo de Baleares entre 2020 y 2021. Jóvenes, parados de larga duración y víctimas de la violencia de género serán los principales beneficiarios de un plan que es bienvenido e imprescindible.