Editorial

Los efectos colaterales de la crisis sanitaria en Baleares

Ibiza |

Valorar:

El hospital público de referencia en las Islas, Son Espases, acometerá una importante remodelación del área de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para ampliar el número de camas. El proyecto debe permitir reactivar la atención de numerosos pacientes que había quedado paralizada a raíz de la pandemia, en la mayoría de los casos por requerir una intervención quirúrgica. La atención sanitaria no puede seguir demorando tratamientos esenciales a pesar de que la pandemia no puede considerarse, todavía, bajo control. El tiempo obliga a una convivencia con la COVID-19 y, por tanto, garantizar una capacidad de servicios especializados imprescindibles cuando se estabilice la actividad en los quirófanos. En el caso del hospital público de Can Misses, existe un plan para la ampliación de la UCI en el caso de que fuera necesario. Una estrategia de crecimiento de este área del hospital que consistiría en ganar espacio a los quirófanos de cirugía mayor ambulatoria. Por el momento, no ha sido necesario poner en marcha este proyecto de ampliación de la zona UCI en Can Misses.

Recuperar la normalidad.
No son pocos los expertos y sanitarios que han advertido del peligro que está suponiendo la suspensión o ralentización de numerosos tratamientos, en ocasiones por una falta de disponibilidad de profesionales y, también, por la prevención de muchos pacientes. La implantación de los protocolos de seguridad disuaden en muchos casos la visitas a los especialistas o la realización de las pruebas diagnósticas. Muchas enfermedades no pueden esperar, el cáncer podría servir de ejemplo entre muchas otras, pero la situación de auténtica emergencia generada por el virus ha trastocado toda la planificación y focalizado la mayoría de los recursos, tanto humanos como técnicos. Baleares, en este sentido, no ha sido una excepción.

El futuro.
El sistema sanitario público de Baleares debe buscar la mejor manera de optimizar los recursos existentes para convivir y dar atención a los afectados por el coronavirus, pero al mismo tiempo para no desatender otras enfermedades y dolencias. Al mismo tiempo, debe reforzar la Atención Primaria.