Editorial

Formentera merece ser blindada

Ibiza |

Valorar:

La presidenta del Consell de Formentera, Alejandra Ferrer, envió ayer una carta a la presidenta del Govern, Francina Armengol, en la que solicita que también se ofrezca a los residentes en otras islas la posibilidad de someterse a pruebas diagnósticas PCR gratuitas, tal como se hizo en el puente de la Constitución. Según la propuesta de Ferrer y en base a los datos actuales, los residentes en Ibiza quedarían excluidos del programa al estar la isla por debajo de una incidencia acumulada de 150 casos por cien mil habitantes en 14 días y, por lo tanto, solo sería de aplicación para los residentes en Mallorca y Menorca que se desplacen a Formentera hasta el día 10 de enero.

Una propuesta razonable.
La propuesta de Ferrer persigue preservar la situación idílica de Formentera, ya que la incidencia del virus es muy baja, tanto que en fechas recientes ha habido varios días en los que ha sido territorio libre de virus, gracias a lo que está en nivel 1. En su misiva, la presidenta de la isla explica que son numerosos los profesores mallorquines que imparten clase en la pitiusa del sur, circunstancia que es vista como un riesgo de reintroducción del virus en el caso de que alguno de ellos vuelva de las vacaciones contagiado y asintomático. También se refiere al peligro de los estudiantes de Formentera que cursan estudios en Mallorca y que, lógicamente, viajarán hasta la isla para pasar las vacaciones.

Un coste asequible.
La medida supone un coste muy asequible para la administración autonómica, ya que en la actualidad disponemos de todos los recursos necesarios para realizar las pruebas PCR. Máxime si se compara con el riesgo de no hacerlas y de que se produzca un indeseable episodio de contagios en cascada entre profesores y alumnos, que Alejandra Ferrer califica de «efectos desastroso». La carta enviada por la presidenta deja a Armengol sin capacidad para negarse a una medida que también debería ser implantada en Ibiza, isla que se encuentra en una situación favorable después de meses de restricciones que debe cuidar y preservar.