Editorial

Fondos de la UE para pymes y autónomos

Ibiza |

Valorar:

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) advierte, en el análisis de los presupuestos del Govern para este año, que la pandemia provocará un colosal impacto e incrementará la deuda de la Comunidad Autónoma. La repercusión calculada por este organismo independiente que fiscaliza las cuentas de las administraciones públicas concluye que Baleares tardará diez años en reponerse. Se registra, al mismo tiempo, un aumento del gasto para combatir el coronavirus; y un desplome de la actividad económica, el consumo y la inversión en todos los sectores, con especial incidencia sobre el turismo, del que depende más del 80 por ciento del PIB regional. El resultado es el retraso en la amortización de la deuda del Govern, que ya supera los 8.800 millones de euros. Antes de la pandemia, el Ejecutivo autonómico había previsto que a partir de 2033 alcanzaría unos niveles aceptables de endeudamiento, pero esta fecha se retrasa ahora, por la covid, al 2046.

300 millones de la UE
El Govern gestionará durante el 2021 unos presupuestos que ascienden a 5.881 millones de euros, de los que 4.726 se destinarán a políticas públicas. La consellera de Hacienda, Rosario Sánchez, espera superar los 6.000 millones con los recursos adicionales de los fondos Next Generation UE. De hecho ya ha incluido en la previsión de ingresos para este año 100 millones del plan React-EU. La ministra de Hacienda, María Jesís Montero, acaba de comunicar que Baleares recibirá 300 millones de este plan, y el Govern Armengol anuncia que los destinará a mejoras de centros educativos y sanitarios y «políticas activas».

Recursos para las empresas locales y consells
El periodo para decidir las actuaciones financiadas con el fondo React-EU concluirá en diciembre de 2023. Además de infraestructuras públicas es imprescindible que el Govern destine parte de estos recursos al mantenimiento y apoyo de las pymes y autónomos de Baleares hasta que no arranque la reactivación económica. También los consells insulares deben recibir fondos europeos y debe tener capacidad de decisión en su reparto.